5 sitios para transportarse a Cali en un bocado

Foto: Facebook Cantina la 15

Recorrer Cali es vivir dos veces. Comer en sus locales es llevarte un pedazo de ella a donde quiera que vayas y aquí te sugerimos algunos sitios

Colombia es uno de los países de América Latina cuya transformación ha sido increíble, así como sus ciudades y una de ellas que brillan con luz propia es Cali.

Cali es la capital del departamento del Valle del Cauca y se ubica al extremo este de Colombia, adyacente al Océano Pacífico. Es la tercera ciudad más poblada del país y una de las más antiguas de América por sus orígenes que se remontan a 1500.

Cali es un sitio perfecto para vacacionar y recorrer, con un clima privilegiado cálido y seco y carente de humedad por la protección de la cordillera andina. Pero, más allá de todas estas bendiciones, Cali ha sido testigo del proceso evolutivo de Colombia en los último 15 años, transformándose en una de las marcas nacionales.

Foto: haciendadelbosque.com.co

Y, ¿cómo sabemos esto? Porque cada vez hay más cosas que hacer y una ciudad en donde las opciones escapan de las manos es solo sinónimo de una prosperidad, si no vayamos a Nueva York o Madrid. Una vida entera sería necesaria para cubrir con todo el itinerario de estas metrópolis, pero esta vez, será en las tierra tropical de Cali.

Así que no hay nada más rico en este mundo que una buena comida, porque nos permite conocer al país y a la ciudad en la que estamos. Por lo que, hicimos un listado de cinco sitios que deberían conocer, aunque nos quedamos cortos, porque ya lo dijimos, hay mucho que hacer, pero al menos con cinco tendrán para escoger.

Cantina la 15

Este lugar nos sorprendió desde el principio, desde su entrada hasta el último rincón de este espacio dedicado a la gastronomía mexicana que es puro sabor, picor y una combinación de productos naturales exquisitos.

Cantina la 15 tiene un ambiente acogedor, con luces bajas y un pasillo de entrada lleno de mesas, el suelo está lleno de baldosas florales que recuerda a las decoraciones a principios del siglo XX. Las paredes están forradas de ladrillos grafiteados con imágenes de chihuahuas con máscaras de luchador o una Frida Khalo con sus pobladas cejas y su mirada penetrante.

Por un momento pensamos que eso sería todo, pero es solo el pasillo de entrada, el cual da paso a una gran nave central de techo abovedado con mucha vegetación, luces amarillas que aportan calidez y un muy luminosa barra con el nombre del restaurante en grande.

Foto: Facebook Cantina la 15

Además, al fondo hay una tarima en donde hacen shows y particularmente nos gustó el del Chavo del 8. Todos disfrazados e interpretando a los personajes que eclipsaron la infancia de muchos.

Esta es la atracción ideal para darle más sazón a la comida. Su menú es un deleite al paladar y para la visión, porque al abrir el menú te sorprendes con la cantidad de ofertas que tienen desde unas ricas flautas rellenas en la entrada, hasta unos enormes burritos o unas jugosas hamburguesa con carne rosadita.

Podría interesarle  Mezcales benditos y sagrados

Además cuentan con una carta de vinos, jugos y licores para acompañar la comida y llevar la conversación con un buen ritmo mientras todo el ambiente conspira para pasar una grata experiencia.

cantinala15.com


Le Petite Suisse

Ya lo dijimos antes, Cali es sinónimo de diversidad y eso está reflejado en las tipos de restaurantes que abren y cierran todas sus noches, conquistando comensales y haciendo una publicidad boca a boca impecable.

Si antes le dedicamos unas líneas a la gastronomía mexicana, ahora damos un salto en el océano para irnos a Suiza. La Petite Suisse o, la pequeña suiza en español, es un rico viaje por la cocina europea, con acento suizo y un menú tan, pero tan autóctono que además nos hace sentir felices por su capacidad adaptativa.

Si le gustan los mariscos, tendrá mariscos, si se trata de carne, pues también la hay y así vamos con todos los tipos de carnes y alimentos, porque también hay unas ensaladas que te dejan con ganas de volverte vegetariano.

Foto: Facebook La Petite Suisse

Al ser un menú tan amplio, es difícil decantarse por algo en especifico. La Petite Suisse es de esos lugares al que hay que ir más de una vez para conocer la esencia general del menú. Aunque un primer bocado es suficiente para enamorarse, hay que darle la oportunidad a todos lo platillos disponibles o, al menos, a la gran mayoría, para poder decir “Sí, fui a La Petite Suisse”.

Este restaurante abrió sus puerta en 2014 y su concepto es vanguardista, combinando la cocina tradicional de ese país con técnicas innovadoras y presentaciones de revista. Por ejemplo le recomendamos un cerdo forestiere, que no es más que unos medallones de lomo viche de cerdo salteados, bañados en una aromática salsa de vino blanco y crema de leche, junto con champiñones portobello, parís y boletus.

A lo anterior se le puede agregar un fondue de queso y tomate acompañado en la mezcla con vino blanco, ajo, pimienta, tomates frescos cocidos y kirsch. También puede agregarle un poco de pan baguette y el infaltable trago que puede ser un vibrante cosmopolitan. Y sí aún quiere algo dulce, puede complementar con una créme brûlée.

lapetitesuisse.com


Hacienda del Bosque

Este restaurante es como ir a comer a esos grandes banquetes que organizaban los libertadores José de Santander y Simón Bolívar porque nos trasladamos directamente a una hacienda colonial llamada Santa Rita, la cual es reconocida por ser un ícono del siglo XIX y simbolizar la puerta al progreso a la antigua región de Río Cauca.

Su historia sigue inmortal gracias a los trabajos de una fundación que se encargó de la restauración del monumento, que en el pasado perteneció a grandes personajes de la historia colombiana; mientras que otros próceres de la independencia de América pasaron por ella de forma fugaz, pero dejando una huella imborrable, como lo hizo Antonio José de Sucre.

Podría interesarle  Tequila Cosmos: el secreto de la galaxia
Foto: haciendadelbosque.com.co

El restaurante cuenta con cinco ambientes diferentes destinados para todo tipo de eventos y, por supuesto, sus salones delicadamente decorados con una combinación de tiempos que maravillan.

El menú fue diseñado por el chef Francisco Prado, quien creó una carta increíble y llena de productos que habla muy bien de la habilidad del maestro para construir platillos. Entre ellos destacan raviolis de pesto con crema, con trozos de pollo en pesto, tomates deshidratados y albahaca fresca, antes puedes pedir una entrada de morcilla crocante, papas rústicas con salsa napolitana, rugula fresca y lascas de parmesano.


El Mirador

Este restaurante encuentra su sede dentro de un hotel de mucho renombre y con 20 años de trayectoria. Se trata del cinco estrellas, Hotel Ópera, un lugar reconocido por ofrecer el máximo confort a sus huéspedes.

El Mirador se caracteriza por sus pizzas marinas, las cuales son su especialidad. Sin embargo, si desea decantarse por algo más criollo, más tradicional de la región, podría probar la pizza candy, compuesta por plátano maduro y  bocadillo de guayaba.

Foto: elmirador.hotelopera.com.co

Además hay una gama de pescados y platillos hechos con arroz y pastas, para aquellos que la idea de la pizza no los termina de convencer. Todos los elementos de este restaurante confluyen para hacer de su visita un momento inolvidable, más aún cuando tiene de vista todo Cali, tan señorial e imponente.

Cabe destacar que hospedarse en el Ópera es hacer un jackpot porque tendría doble ganancia, pasar la noche en un bonito lugar lleno de aspectos positivos y comer los tres platos del día en un sitio sin igual.

elmirador.hotelopera.com.co


El Falso Olivo

En su sitio web este restaurante se autodescribe como “chévere”, una palabra coloquial de los países al norte de Sudamérica, y cuyo empleo nos habla de la gastronomía de este distinguido rincón culinario, que combina tradición colombiana con vestigios de cocinas de distintas partes del mundo.

Al entrar a este restaurante sientes un choque de conceptos, por un lado es rústico como las raíces de Latinoamérica, pero a su vez hay modernismo, típico de los pueblos que han abierto sus puertas y ventanas al progreso. Esa misma impresión se percibe perfectamente en la comida, porque hacen una combinación de estilos muy bien lograda que abre el apetito y encanta a los ojos.

Foto: elfalsoolivo.com

Para el menú recordamos que este sitio tiene tres productos que consideran como los más importantes, el cordero, huevo de campo y queso de cabra. Por lo tanto le recomendaremos estos platillos: cordero asado de la finca manantiales con puré de berenjena, papa amarilla, tomate confitado, demiglace y de dulce un rico mousse de chocolate con su producto base proveniente de Santander.

elfalsoolivo.com

Comentarios

Comentarios

Avatar

Armando Díaz Pantoja

Contributor

Periodista que utiliza las palabras como hechizo para invocar la verdad

No Comments Yet

Leave a Reply

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON