“A sangre fría” según Edgar Leal

Edgar Leal in the making. Foto Natalia Brand. @gastrobrand

Con ocasión del 50 aniversario de publicación de la obra cumbre de Truman Capote, la última cena de Richard Eugene Hickock y Perry Edward Smith la noche del martes 13 de abril de 1965, antes de ser ejecutados, acaba de ser versionada sofisticadamente por el chef venezolano Edgar Leal, bajo la tutela de Adriana Gibbs y el lente de Natalia Brand

En noviembre de 1959, cuando Truman Streckfus Persons –mejor conocido como Truman Capote– se entera del asesinato de la familia de Herbert Clutter, llevaba varios años intentando una obra maestra. No conforme con los apuntes de Crucero de verano, tomados en 1943, pasó a Otros ámbitos, otras voces, su primera novela editada en 1948. Luego vendrían El arpa de hierba y Desayuno en Tiffannys, hasta el día en que su olfato de reportero y su genio artístico le indicaron que estaba ante una gran historia.

Truman Capote por Irving Penn, 1965.

La noticia brindaba pocos elementos del asesinato de los Clutter en la granja River Valley en las afueras de Holcomb, al oeste de Kansas, perpetrado por dos jóvenes ex convictos: Dick Hickock y Perry Smith. Esto disparó el interés del narrador quien decidió salir tras los detalles en compañía de Harper Lee, la autora de la novela Matar un ruiseñor.

Las pesquisas duraron seis años, el mismo tiempo del proceso judicial seguido contra los homicidas. Entre borradores y revisiones interminables, Capote dio con la fórmula del éxito: una crónica novelada de los hechos con lo cual inauguró no sólo el género que él denominó Nonfiction Novel, sino también la corriente del “Nuevo periodismo”. Fue así

Podría interesarle  Gustu, perla gastronómica de Bolivia
A sangre fría. Cortesía de Anagrama.
A sangre fría. Cortesía de Anagrama.

como en enero de 1966  la editorial Random House de New York dio a conocer una obra maestra: In Cold Blood  o A sangre fría, como se le conoce en nuestra lengua.

La novela vendió 50.000 copias semanales en los primeros cuatro meses del aquel año y permaneció en la cúspide durante el resto de la década, hasta convertirse en el gran suceso  financiero y literario norteamericano. El volumen fue traducido a 25 idiomas y le brindó a su autor una inmensa fortuna y, a la vez, un látigo: “Cuando Dios le entrega a uno un don, también le da un látigo; y el látigo es únicamente para autoflagelarse”, como apuntaría más tarde.

Leal juego culinario

Chef Edgar Leal in the making. Foto Natalia Brand. @gastrobrand
Chef Edgar Leal in the making.
Foto Natalia Brand. @gastrobrand

La última cena de Richard Eugene Hickock y Perry Edward Smith la noche del martes 13 de abril de 1965, antes de ser ejecutados en la prisión del estado de Kansas, fue esta: gambas, patatas fritas, pan al ajo, helado y fresas con nata.

La versión sofisticada de este menú estuvo a cargo de Edgar Leal, cocinero con casi 30 años de trayectoria y merecidamente galardonado con el premio Tenedor de Oro al Chef del Año 2014, que entrega la Academia Venezolana de Gastronomía. Él, junto con una de las cocineras que forma parte importante de su brigada, Ysabella Zavarce, preparó los langostinos cuidando su punto de cocción junto con papas crujientes y las rebanadas de pan con ajo; ambos contornos muy a lo americano, como les hubiese gustado a Hickock y Smith.

Podría interesarle  Pasión innata en Blue Bottle Coffee

El guiño fue su creativo emplatado: se presentan los langostinos con puntos de guacamole y cilantro, simulando el clásico juego de la vieja: “El juego de la vida que Hickock y Smith perdieron”, desliza Zavarce.

El postre, fresas con crema, tiene también la atmósfera lúdica de los langostinos que Leal argumenta: “La inspiración vino de la película Across the Universe, musical ambientado en los Estados Unidos de los años sesenta y en la música de la banda británica The Beatles, banda que siempre me ha gustado; allí, en este filme, las fresas están presentes”.


instagram
@lealrestaurante

Comentarios

Comentarios

Adriana Gibbs

Adriana Gibbs

Contributor

Copa, mesa y sobremesa son los afanes (y disfrute) de esta periodista especializada en gastronomía, vinos y destilados, en El Universal; ejerce la docencia en el Diplomado en Cultura del Vino y Spirits de la Universidad Metropolitana. Autora de la Guía 365 Vinos. Uno para cada día, publicada por la editorial colombiana Legis.

2 Comments

Leave a Reply

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON