Alien: un regreso fallido

Foto: alien-covenant.com

El mayor problema de la nueva entrega es su incapacidad para abarcar la ambiciosa historia que intenta narrar

Alien: el octavo pasajero (1979) tomó por sorpresa a la audiencia que acudió a los cines durante el día de su estreno, el 25 de mayo de ese año. Hasta entonces, ninguna película de Ciencia Ficción había analizado el terror a lo desconocido desde un punto de vista tan sensorial y profundo, pero sobre todo, de una manera tan original. La propuesta del director Ridley Scott apostó por avanzar a contracorriente sobre lo que hasta entonces había sido la percepción sobre el terror alienígena: en lugar de mostrar, definir y construir una mitología sobre el miedo convertido en peligro latente, hizo justo lo contrario. La criatura de la película de Ridley Scott no tiene nombre. Tampoco raza o planeta de origen. No uno que la historia nos cuente, al menos. De manera que la historia se planteó desde un misterio absoluto, venenoso y sin posible respuesta. Un elemento que incrementa el miedo y la claustrofobia que provoca su mera existencia. ¿De dónde proviene este monstruo de pesadilla? ¿Por qué ataca de la manera que lo hace? ¿Cuál es su historia? Entre las sombras, el monstruo transformó los temores y la común incertidumbre que a todos nos provoca lo desconocido en algo nuevo: una amenaza que resume lo más refinado y sutil de nuestro terror a lo que no podemos ver o al menos, comprender. Con el artista sueco H. R. Giger a cargo del apartado visual y guión de Dan O’Bannon, la película se convirtió en un suceso inmediato.

Foto: slashfilm.com
Foto: slashfilm.com
Foto: slashfilm.com
Foto: slashfilm.com

Una década después, el film ya era considerado objeto de culto y el Universo original se amplió con una serie de secuelas que, sin embargo, carecían de la calidad de la propuesta original. Con un resultado desigual  — a excepción de la estupenda Aliens (1986) dirigida por James Cameron —  las sucesivas reinvenciones de la mitología creada por Ridley Scott tenían poca o ninguna relación con el aire de sofisticado terror de la primera entrega. De hecho, el director no participó en ninguna de ellas y fue evidente que el decepcionante resultado se debía justo a la incapacidad del director de turno de revivir la atmósfera dura asfixiante de la primera vez. Por ese motivo, el anunciado regreso de Scott a la franquicia con Prometheus (2012) despertó una optimista expectativa sobre el futuro del Universo del monstruo espacial más famoso del cine. No obstante, la película decepcionó a la crítica y al público por su guion blando y ritmo irregular. Con Alien: Covenant (2017) el director insiste en los planteamientos incompletos de Prometheus y de nuevo falla en lograr un tono y una unidad temática que pueda sostener la propuesta entera.

Foto: slashfilm.com
Foto: slashfilm.com

Como aparente secuela de Prometheus conserva su aire misterioso y seudo-filosófico, a la vez que une los hilos argumentales que la convierten en lo que de hecho es: una precuela de la película original. No obstante, la insólita mezcla resulta en un ejercicio confuso y es esa ausencia de definición, lo que hace que el argumento parezca, por momentos, fallido y en otros, directamente desarticulado. Todo ello a pesar de que el guion de John Logan y Dante Harper logra unir con eficacia los hilos narrativos de ambas percepciones de la historia y armar un todo medianamente coherente. Pero el problema de Alien: Covenant es mucho más complejo y se relaciona con la torpeza del film al profundizar en su propia mitología. Scott parece incapaz de subvertir el orden de su propio Universo y avanzar en medio de las escenas de acción para encontrar algo más elaborado que el espectáculo visual.

Foto: bgr.com

Con todo, se trata de un film sobrio en el que se explota al máximo el apartado visual; un film que crea una atmósfera tenebrosa con un aire casi lovecraftiano. Además, la película es el anuncio de una interesantísima visión sobre el miedo convertido en símbolo; una visión que, para decepción del fanático, el director abandona demasiado pronto. Más allá de las reiterativas escenas de acción, los toscos intentos por explicar las inconsistencias e incertidumbres que comparte con la fallida Prometheus, quizás lo que más se lamente en Alien: Covenant sea justo el anuncio de lo que pudo ser y no es.

Ficha técnica:

Título original: Alien: Covenant
Año: 2017
Duración: 123 min.
País: Estados Unidos
Director:
Ridley Scott
Guion:
John Logan, Dante Harper (Historia: Jack Paglen, Michael Green)
Música: Jed Kurzel
Fotografía: Dariusz Wolski
Reparto: Katherine Waterston,  Michael Fassbender,  Demián Bichir,  Danny McBride, Noomi Rapace,  Billy Crudup,  Carmen Ejogo,  Jussie Smollett,  Amy Seimetz, Callie Hernandez,  Benjamin Rigby,  Alexander England,  James Franco
Productora: Twentieth Century Fox Film Corporation / Scott Free Productions / Brandywine Productions
Género: Ciencia ficción. Terror | Extraterrestres. Secuela

Comentarios

Comentarios

Aglaia Berlutti

Aglaia Berlutti

Bruja por nacimiento, fotógrafa por decisión, escritora por pasión, desobediente por afición. #Geek y amante de la cultura popular.

No Comments Yet

Comments are closed

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON