Carlos Huber: “Los perfumes que desarrollamos iluminan historias”

Carlos Huber. Foto: Kevin Tachman
Carlos Huber. Foto: Kevin Tachman

Un aroma para cada momento ha sido el afán del mexicano Carlos Huber, fundador de ARQUISTE, quien invade el Profile de esta semana con su fragante experiencia en el hermético mundo de la perfumería de nicho

Carlos Huber. Foto: Kevin Tachman.
Carlos Huber. Foto: Kevin Tachman.

Para Carlos Huber el universo olfativo no siempre fue primordial. Sus inicios como arquitecto especializado en preservación histórica lo dibujan, quizás, envuelto en imágenes, cercado por formas perfectas que, para el hombre común, solo podrían percibirse a través de la vista. Sin embargo, las cosas tomaron un camino distinto, propio de las cosas extraordinarias. Su interés se centró en la cualidad que tiene un aroma para recrear momentos específicos.

Luego de culminar su formación en reconocidas universidades de Ciudad de México, París y Nueva York, Huber se interesó por el mundo de la perfumería con la mirada curiosa de un niño a la vez que recreaba interiores para Polo Ralph Lauren. Cuando le preguntamos cómo fueron sus inicios en este mundo, nos contó: Siempre me sentí muy conectado con el sentido del olfato. Estudié arquitectura y después restauración y cuando tenía que hacer la investigación sobre un edificio o una ciudad, siempre me imaginaba cómo sería la experiencia absoluta del lugar, incluyendo también la experiencia olfativa. Siempre he sido muy sensible al carácter o al aroma que los materiales dan a un espacio arquitectónico. Siempre he sido un fan de los perfumes y colonias, así que me inicie en la industria como un cliente apasionado. Me di cuenta de que mi pasión por las fragancias y toda la cultura que les rodea era tan fuerte como mi amor por la historia y la arquitectura, y tuve la oportunidad de tomar cursos durante un año y medio con el perfumista Rodrigo Flores-Roux.

Flor y Canto de ARQUISTE. Foto: arquiste.com
Perfume Flor y Canto de ARQUISTE: inspirado en el aroma embriagador de Xochiquetzal , la diosa azteca de la belleza. Foto: arquiste.com

Del encuentro entre sus pasiones –el amor por la historia, la arquitectura y los aromas– nace ARQUISTE, colección de fragancias dedicadas a transportar a su portador a los momentos más interesantes de la historia bajo la premisa de que un perfume es una cápsula del tiempo, un vehículo que nos transporta a mundos lejanos. ARQUISTE es un nombre que recoge, entre muchas cosas, el anhelo de recrear el mundo, no ya desde la cansada figura de una imagen sino desde las aromáticas notas que se desprenden de cada momento grato, íntimo, cualquier instante que el pasado nos ha arrebatado y del cual nuestra memoria ha olvidado poco a poco los colores. Cuando hicimos referencia al nacimiento de ARQUISTE, Huber confesó: [nació] por la pasión que tengo por la historia y la inquietud de acercarla más a una experiencia íntima y sensorial. Durante mi aprendizaje con Rodrigo Flores-Roux, platicábamos mucho sobre el origen histórico de ciertos perfumes, sobre la historia del comercio de plantas, comida y flores entre México, Europa y Asia, y venían a mi mente muchos episodios que había investigado o encontrado a partir de mi experiencia y mi interés en la restauración. De ahí surgió la idea de investigar uno de estos episodios a fondo, y tratar de identificar los aromas involucrados. (…)Es como si un arquitecto identificara el valor de una estructura y entonces buscara rescatarlo para tener una relevancia actual. De esa manera, los perfumes que desarrollamos iluminan historias e ingredientes del pasado, pero en una estructura moderna.

El olfato es el sentido más primitivo que tenemos, te ayuda a sobrevivir en situaciones peligrosas, te ayuda a guiarte por caminos para encontrar comida, socorro… Nos atrae y conecta con otras personas…Carlos Huber

Dos tiempos – pasado y presente – encontrados, encapsulados en un pequeño recipiente. Su obra, entonces, se resume en la poderosa experiencia de tener un instante en nuestras manos sin límites temporales que lo impidan. En ese sentido, pareciera que las fragancias podrían tener mucho más poder que las imágenes; con respecto a ello, Huber opina que El  olfato está ligado con la memoria y el cerebro, de hecho, el cerebro viene del órgano olfativo, son dos cosas que están más conectadas que la vista. El olfato es el sentido más primitivo que tenemos, te ayuda a sobrevivir en situaciones peligrosas, te ayuda a guiarte por caminos para encontrar comida, socorro… Nos atrae y conecta con otras personas; sin embargo, es un sentido generalmente poco educado. Cuanto lo empiezas a educar descubres cosas increíbles.

Boutonnière no.7, de ARQUISTE, premiado en los Fragrance Foundation Awards celebrados en Nueva York en 2013. Foto: arquiste.com
Boutonnière no.7, de ARQUISTE, premiado en los Fragrance Foundation Awards celebrados en Nueva York en 2013. Foto: arquiste.com

Entre las creaciones más resaltantes de ARQUISTE se encuentra Boutonnière no.7, una fragancia cuyo contexto se ubica en mayo de 1899 en la Foyer de l’Opéra-Comique, París. Se inspira en la masculinidad exudada por un grupo de jóvenes reunidos en el Gran Salón durante el intermedio. Esta fragancia fue elegida como una de las cinco mejores lanzadas en los Estados Unidos en los Fragrance Foundation Awards, premios celebrados en Nueva York en junio del 2013. Cuando interrogamos a Huber sobre lo que lo lleva a elegir qué historias contar a través de sus creaciones, espetó: Todas son historias que, aunque son lejanas en tiempo y distancia, representan emociones o mensajes que son universales; de esa manera también representan una parte de mí, de mis viajes, mis intereses o mi herencia. A pesar de describir conceptos e historias globales, son fruto de una visión particular sobre la riqueza de la cultura humana. Tal como lo dice, su obra, aunque refleja eventos y lugares históricos particulares, también está impregnada de experiencias y vivencias propias que, sin duda, deben ser las que le resultan más gratas. Entonces, ¿cuáles serían esas experiencias? Desliza Huber: Las gardenias y los nardos siempre me recuerdan a la Ciudad de México. El agua de colonia Sanborns, una colonia típica de mi país, es el olor de mi infancia.

Todos los perfumes son del pasado, del presente y del futuro, porque además de vivir en el aire y nuestra piel, viven en la memoria.Carlos Huber

Para insistir en sus preferencias, le preguntamos sobre su visión con respecto a otros nombres dentro de la industria. Al preguntarle qué tomaría de fragancias como las creadas por firmas de la talla de Serge Lutens, Vero Profumo, Nomenclature o Escentric Molecules, Huber nos dijo: De Serge Lutens, su consistencia en la calidad; sus perfumes son muy románticos. De Vero Profumo, aplaudo la riqueza de sus fórmulas. De Nomenclature, los ingredientes cautivos que utilizan en sus fórmulas, y de Escentric Molecules, la brillante idea de hacer un perfume para gente que no ‘gusta’ necesariamente del perfume. Además, cuando le nombramos la boutique neoyorquina Aedes, aprovechó el momento para decir: Aedes tiene un ambiente muy especial, es la evocación que ‘se antoja’ de una perfumería bohemia, además de que el equipo que la atiende es muy amable y conocen de todo en cuanto a perfumes. Y cuando lo enfrentamos a la visión de Tom Ford como artesano o impostor de la perfumería, sentenció: No parece un impostor, pero no creo que él mismo se llamaría un artesano. Es un ícono del estilo y, como tal, un curador de un gusto específico que toca muchas cosas, entre ellas el perfume. Soy fan de varios de sus perfumes y estoy orgulloso de trabajar con algunos de los perfumistas que han hecho sus fragancias más exitosas.

L'Etrog, de ARQUISTE, desarrollado con Rodrigo Flores-Roux y Yann Vasnier. Foto: arquiste.com
L’Etrog, de ARQUISTE, desarrollado con Rodrigo Flores-Roux y Yann Vasnier. Foto: arquiste.com

En ese mismo orden de ideas, la figura de Zaha Hadid también resaltó en nuestra conversación. Como ya hemos dicho, Huber, al igual que Zaha, es arquitecto. Respondió lo siguiente cuando le preguntamos cómo sería un perfume dedicado a su memoria: Zaha Hadid fue un genio; su muerte es una pérdida enorme para la arquitectura y el mundo en general. Si yo hubiera podido dedicarle un perfume sería algo como una composición de contrastes, de materiales naturales que hablaran de sus orígenes y de las ciudades donde se radicó: Iraq, Londres, etc. Un perfume complejo, teatral, pero extremadamente moderno y fresco.

Considerando todo lo anterior, es evidente que el mundo de la perfumería de nicho posee mucho de intelectualidad. Por eso, cada fragancia de ARQUISTE, en manos de Carlos Huber, no solo habla de la historia que la inspira, también lleva implícito todo el proceso creativo que le dio forma basándose en certeros datos históricos. No se parte, entonces, de la experimentación: es un proceso ducho de conocimientos muy específicos que no pueden confiarse al azar. Con respecto a la presencia o no de la intelectualidad en el proceso, Carlos Huber concede: Puede tenerla, pero no es exclusivo. Para mí y en mi colección es muy importante, sin embargo, comprender un objeto de lujo como un objeto hecho con inteligencia y atención. ARQUISTE es intelectual, pero sin pretensión. Simplemente queremos compartir las historias que nos inspiraron en la evocación olfativa de un momento, de un lugar específico. 

Anima Dulcis de ARQUISTE. Foto: arquiste.com
Anima Dulcis de ARQUISTE. Foto: arquiste.com

Aunque la intelectualidad no sea exclusiva de la industria de los perfumes de excepción, como nos dijo, debe existir para reconocer o no su presencia o ausencia en el proceso creativo. Dicha experiencia e industria resulta atractiva para muchos, lo que la hace ver sobrevalorada con respecto a la producción comercial. Cuando le comentamos esto, Carlos Huber opinó lo siguiente: No creo que está sobrevalorada [la perfumería de nicho], creo que es el punto de la lanza. Es el sector en que más innovación, creatividad e impulso se ve. Sin embargo, es cierto que mucha gente quiere pertenecer a esto, pero no me parece que sea negativo. Con respecto a los perfumes de nicho vistos como objeto de culto, Huber dice: Depende de la marca y su concepto. Para mí, ARQUISTE es especial porque las fórmulas son de la más alta calidad, porque en efecto, la producción es a pequeña escala y porque la atención al detalle es máxima en todos los aspectos: desde la investigación histórica detrás de cada historia y la evocación de cada fragancia; el diseño de la botella, la caja, hasta el desarrollo del aroma en la piel… trabajamos todo, considerando que el producto se sienta como un lujo inteligente.

Mexican Baroque, parte de la línea de velas de ARQUISTE. Foto: arquiste.com
Mexican Baroque, parte de la línea de velas de ARQUISTE. Foto: arquiste.com

Finalmente, considerando que sus fragancias transportan a momentos históricos del pasado, acudimos a su genialidad para saber si cree que exista alguna fragancia que refleje el futuro. Huber cerró diciendo: Todos los perfumes son del pasado, del presente y del futuro, porque además de vivir en el aire y nuestra piel, viven en la memoria.

web arquiste.com
facebook Arquiste
instagram @arquiste

Podría interesarle  Louis Vuitton Rainbow by Virgil Abloh

Comentarios

Comentarios

José Vicente Henríquez

José Vicente Henríquez

Editorial Manager

Curioso. Testarudo. Encantador.

No Comments Yet

Comments are closed

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON