¡Chelas artesanales para brindar!

Foto: Facebook Cervecería de Colima

México se posiciona en el mercado de cervezas artesanales y, muestra de ello, son las marcas Colima, Fortuna, La Silla, Lola y Beer Factory

Una “chela” bien fría da gusto y jamás tan apropiada la expresión como en este caso en el que trataremos, como uno de los temas, el bouquet de varias cervezas artesanales de México. Pero ¿quién no sueña con hacer un recorrido de sabores cerveceros del país azteca?

Aquí le ofrecemos una primera entrega de chelas artesanales mexicanas:

Cervecería Colima:

En el caso de esta cervecería lo prominente es que, además, la puedes tomar en su propia casa. La fábrica de Colima cuenta con un agradable espacio que llaman Jardín Trapiche, lugar donde puedes comer las especialidades de la cocina local.

Y esa fue la razón que juntó a tres amigos para desarrollar sus cervezas: poder acompañar los platos colimenses pero también, al tomarlas solas, transportarse a los paisajes de volcanes y playas de arena negra de la región.

Sus cervezas son: la Colimita, una representación de una Lager alemana, de color dorado, brillante y cristalina con sabores florales en combinación al persistente de malta, perfecta para acompañar ceviches y tostadas de pulpo, incluso un buen pozole seco. Luego se encuentra la Páramo, una cerveza literaria que evoca pasajes de la novela Pedro Páramo, de Rulfo. Esta es una Pale Ale Americana de aromas tropicales, cítricos y pasiflora.

Sigue la Tucús, una Porter ligera de color oscuro, con sabor a corteza de pan, frutos secos, chocolate y café. Sirve para acompañar postres achocolatados o con sabor a vainilla. Después la casa invita a degustar dos más: Cayaco, una Lager Tropical homónima a las palmas nativas de Colima y que, según aseguran, el mejor lugar para degustarla es acostado en una hamaca debajo de una palmera.

Finalmente está Piedra Lisa, creada para proporcionar una refrescante experiencia de sabores y para que, luego, vuelvas a Colima.

Foto: Facebook Cervecería de Colima

 @cerveceriadecolima


Cervecería Fortuna:

Una de las cosas más curiosas es que la Cervecería Fortuna es la primera parada de la “Ruta del Tequila” en Guadalajara. Fundada en el 2013 comenzó su producción con una Blonde Ale a la que bautizaron como California. Una cerveza clara con intenso color dorado, fresco sabor a malta y lúpulos, de aroma cítrico.

En su bodega además se cuenta con una Pale Ale, la Stout, de tradicional estilo inglés es oscura, hecha de malta tostada con tonos sabor a café y chocolate. Y también una India Pale Ale, Ippólita, de color cobrizo anaranjado con fuertes notas herbales y frutales. Además se ofrece la Cañita, una Lager clara de color brillante, ligera y refrescante al paladar; perfecta para acompañar una hamburguesa doble con papás fritas.

Luego presentan la Afortunada, una cerveza de trigo estilo alemán dominada por notas frutales, especialmente el plátano. Es ideal para acompañar pescados, ensaladas y quesos madurados. Para finalizar queda la Zake Ale, preparada con levadura de zake y lúpulo japonés Sorachi Ace; por supuesto esta cerveza no puede fallar junto a una bandeja de Nigirizushi.

Foto: Facebook Cerveza Fortuna

 @cervezafortuna

Podría interesarle  Contemporaneidad culinaria

Cervecería La Silla:

Desde Monterrey se abre paso esta cervecería fundada en 2013. La Silla tiene como propósito fundamental mantener el espíritu norteño en una cerveza a la altura de las mejores del mundo. Así nacen sus tres propuestas insignias que están elaboradas con las mejores maltas y lúpulos que se puedan encontrar en el mercado cervecero.

La Blonde Ale de esta casa, con su clara apariencia y carácter tenue, es perfecta para salir al jardín y preparar unos buenos filetes de pescado a la parrilla junto a los amigos. Pero, si lo que les provoca es hacer a la parrilla unos filetes gruesos de vaca, es mejor escoger la American Pale Ale que, con su hermoso color ámbar, perfumado aroma y toque amargo es la perfecta.

Finalmente La Silla ofrece su Honey Wheat Ale, una cerveza clara de aroma con notas de malta y cítricos y muy refrescante.

Foto: Facebook Cervecería La Silla

 @cervecerialasilla


Cervecería Lola:

También en Guadalajara se encuentra esta cervecería que, según sus propios dueños, fue el proyecto de unos “locos” que se juntaron en 2012 cansados de malas cervezas y decidieron crear por su cuenta una buena donde “lo artesanal, sale sobrando”.

Los locos de Lola pusieron manos a la obra y lanzaron su primera chela: una Ale de color ámbar y un elegante aroma al dulce de cajeta quemada, su nombre es Palanqueta y su secreto es el de llevar miel y caramelo en su preparación. El maridaje perfecto es el pipipán de pollo al estilo Jalisco. Luego siguieron con otra tipo Ale, la Horchata, una cerveza fresca que le debe su aroma y gusto a las varas de canela y pimienta gorda que se incluyen en su preparación.

Pero Lola no se queda en intenciones, así que en nombre del pundonor del mexicano creó una India Pale Ale que, además de los lúpulos y las maltas, lleva una buena batería de chiles; ella es la Cascabel, perfecta para cortes de carne al asador y hasta tuétanos perfectamente cocidos.

Los de Lola aseguran que representan la multiculturalidad de México, nosotros también lo creemos.

Foto: Facebook Cerveza Lola

 @cervezalolamx


Cervecería Beer Factory:

Y entre chela y chela llegamos a la Beer Factory, la cervecería más divertida del recorrido. Son de Ciudad de México y los primeros en traer a la tierra azteca el concepto de brewpubs; un término que designa a los pubs que cuentan con la capacidad de producir su cerveza.

En esta cervecería no solo gustan de beber, sino que también aman comer y, claro, hacer sus propias cervezas. Así que esa también es parte de la oferta en cualquiera de sus cinco establecimientos: hacer un recorrido para conocer las etapas de producción que hacen posible las buenas Beer Factory.  Entre ella la Mediterránea, la Wannabe y, también, la Coyote; una American Pale Ale que acompaña la mayoría de los platos del restaurante.

Y hay más en la degustación. Una Vienna Lager, la Santa Fé y Luna Llena, la tipo Stout; también está la Ave de mal agüero y la Mil Culpas, una Munich Halle que hace maridaje con el Tuna Crunch del restaurante. Solo nos quedan dos que son ediciones especiales y merecen ser tomadas más de una vez y más de una botella: Insomnia, con estilo Brown Ale Coffee y que se produce en colaboración con dos comunidades cafetaleras de Chiapas. Finalmente Beer Factory presenta la Exotic Beers a base de coco, maracuyá, arándano, mango o tamarindo y se toma según la temporada de la fruta.

Solo queda decir que cada región se encuentra bien representada por su cerveza y da gusto sentir un poco de México en cada sorbo espumoso.

Foto: monchitime.com

 @beerfactorymx

 

Podría interesarle  La Huella, el mejor restaurante de Uruguay

Comentarios

Comentarios

Veruscka Cavallaro Orence

Veruscka Cavallaro Orence

Contributor

Soy escriba, escribidora, escritora, guionistas, libretista, dramaturga. Hablo mucho, con palabras y letras. En fin, amo escribir... y a Silvia, Luna y por su puesto a Aquiles, mis hijos.

No Comments Yet

Leave a Reply

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON