Colossal: un monstruo invisible

Foto: sheiscolossal.com

Un film que va más allá del extravagante espectáculo visual para encontrar una poderosa solidez en la doble lectura de su historia de fondo

Colossal (2017), de Nacho Vigalondo, es un film difícil de definir: a mitad de camino entre el tradicional género japonés del kaijū y algo más parecido a una oscura comedia, atraviesa ambas interpretaciones sobre lo monstruoso con una singular inteligencia que asombra por su efectividad. A pesar de su inusual premisa  — una chica confundida que intenta reconstruir su vida mientras mantiene una directa conexión con un monstruo colosal —  el film tiene la suficiente solidez para resultar creíble. El osado guión subvierte la percepción habitual de las películas de fantasía y ciencia ficción para crear algo completamente nuevo: esa perspectiva sobre la fantasía al servicio de una crítica pesimista sobre la sociedad. Todo ello mezclado al insólito elemento emocional e intelectual transforma la propuesta entera no sólo en una revisión fresca sobre el llamado “género monstruoso”, sino en una percepción certera sobre la soledad moderna.

Leer también  Prisma by Teresa Maluf: cielos interiores
Foto: sheiscolossal.com
Foto: sheiscolossal.com

Nacho Vigalondo es experto en rebelarse contra el molde establecido y sacar provecho de la diferencia. En Cronocrímenes (2007) jugó con las reglas habituales del viaje en el tiempo y lo transformó en una extrañísima reflexión sobre el libre albedrío y la libertad personal. Ahora, en Colossal el director va más allá y plantea el paralelismo evidente entre su protagonista y el monstruo y más allá de la turbulenta posibilidad que le brinda sentido, forma e incluso, sostiene su mera existencia.

Foto: sheiscolossal.com

Es allí donde Colossal encuentra el ritmo y tono idóneo: la protagonista no sólo simboliza el poder de la ira, el dolor y un tipo de angustia emocional que evade explicaciones sencillas sino que además, el monstruo se convierte en una mera alegoría de una historia de abuso doméstico, adicción, y trauma enterrado en la niñez. La mezcla de ambas visiones  — que el director combina con oportuna sabiduría —  crea un discurso cinematográfico múltiple que desconcierta por su precisión y sutileza.

Leer también  Almax: el festival musical que revolucionará a Latinoamérica
Foto: sheiscolossal.com
Foto: sheiscolossal.com

Por supuesto, se trata de una apuesta arriesgada que Vigalondo sostiene sobre un reparto extraordinario que asume el peso de esta extraña historia desde cierta fría objetividad y dotan a la trama de una profunda humanidad. No se trata sólo del espectáculo visual del monstruo ni tampoco el terror llevado a lo fabuloso sino algo más complejo que el director logra entremezclar con una meditada mirada sobre los terrores existenciales que intenta metaforizar. El resultado es una vuelta de tuerca a la búsqueda de la identidad, el camino del héroe e incluso la lucha entre lo primitivo y lo racional, en medio de un Seul de tonos lóbregos y una criatura mutable que desconcierta por su realismo. Con sus capas de entendimiento, cuidadosa redimensión del símbolo pero, sobre todo, inteligencia visual, Colossal logra lo que Kong: Skull Island, de Jordan Vogt-Roberts, intentó y no logró: llevar el elemento monstruoso a la formidable estatura de la epopeya hecha metáfora actual.

Leer también  La mirada femenina toma Brooklyn
Foto: sheiscolossal.com

Título original: Colossal
Año: 2016
Duración: 109 min.
País: Estados Unidos
Director:
Nacho Vigalondo
Guion: Nacho Vigalondo
Música: Bear McCreary
Fotografía: Eric Kress
Reparto: Anne Hathaway,  Dan Stevens,  Jason Sudeikis,  Austin Stowell,  Tim Blake Nelson, Agam Darshi,  Hannah Cheramy,  Christine Lee
Productora: Voltage Pictures / Sayaka Producciones / Brightlight Pictures
Género: Ciencia ficción. Comedia | Monstruos. Catástrofes. Alcoholismo

 sheiscolossal.com

Comentarios

Comentarios

Aglaia Berlutti

Aglaia Berlutti

Bruja por nacimiento, fotógrafa por decisión, escritora por pasión, desobediente por afición. #Geek y amante de la cultura popular.

No Comments Yet

Comments are closed

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON