Dunkerque: el dolor de las pequeñas luchas

Foto: collider.com

Uno de los momentos cumbre de la II Guerra Mundial que ha sido analizado desde todos los puntos de vista

Este momento especialmente álgido del conflicto fue el que revistió de una enorme importancia simbólica las hazañas de las tropas británicas en Dunkerque. Del 26 de mayo al 4 de junio de 1940, el gobierno de Londres ordenó la defensa y evacuación de las fuerzas británicas y aliadas en Europa, utilizando una flota compuesta por casi todo bote o barco, que pudiera hallarse a su disposición en las costas francesas. Se trató de un acto de valor y heroísmo único, que convirtió el suceso en un emblema de la lucha de los aliados contra las fuerzas alemanas. A pesar del ataque de la aviación del Tercer Reich, 700 barcos llegaron a playas de Dunkerque para salvar a 340.000 soldados que lograron regresar a Inglaterra. Todo un acto de titánico heroísmo que Christopher Nolan retrata de manera magistral en su más reciente película Dunkerque (2017) –Durkirk, en su versión anglosajona– todo un clásico instantáneo sobre el bien, el mal, el sufrimiento y el valor en condiciones extremas. A mitad de camino entre una película de guerra y un drama de enorme valor emocional y alegórico, Nolan crea con ella una visión sobre la guerra alejada de los clichés con una fuerza argumental que supera el mero homenaje histórico.

Foto: avclub.com

Nolan logra crear a través de un pulso narrativo prodigioso, una obra de enorme coherencia visual y argumental que asombra por su capacidad para emocionar. No se trata de un homenaje a la guerra ni tampoco una visión completamente descarnada sobre sus implicaciones, sino un reflejo poderoso sobre el dolor del combate y la crueldad de sus consecuencias. Con un pulso delicado y precioso, Nolan crea una visión casi artesanal de la guerra, sin recurrir a imágenes obvias y superando la tentación de utilizar la sangre y la crudeza visual para sostener el tono dramático de su historia. Dunkerque avanza con lentitud y una elegancia asombrosa hacia una percepción sobre la batalla moral y espiritual que desborda cualquier otro maniqueísmo. Nolan cuenta una historia en la que la guerra es el telón de fondo, pero la batalla es sólo un elemento circunstancial en medio de la noción sobre la identidad y la percepción sobre la naturaleza humana que el director profundiza a base de dolorosas alegorías. En sus momentos más altos, la belleza de las imágenes se hace poética y el guion un homenaje no sólo al valor de los combatientes sino a la percepción de la lucha como una forma de justicia.

Podría interesarle  PEACE 70: el arte por la paz
Foto: indiewire.com

Para la ocasión, la música de Hans Zimmer crea una delicada sinfonía que mezcla el sonido de las balas y los gritos de terror de los soldados, con una serie de notas expresivas y misteriosas que tienen una notoria influencia de los inspiradores acordes de Sir Edward Elgar y su célebre Pomp and Circumstance March. Sin duda, película encuentra en la música un extraordinario punto focal para sus momentos más emotivos. Como si se tratara de una metáfora sobre la belleza escondida en el horror, la partitura de Zimmer enaltece las escenas más duras y las dota de una definitiva importancia.

Foto: avclub.com
Foto: rte.ie

Nolan no duda en rodear al espectador de caos y horror desde la primera escena, pero lo hace a través de una maestría que proporciona un significado entre líneas inmerso en las intensas escenas que llenan la pantalla. Desde su formato 70 mm –que convierte a Dunkerque en un espectáculo visual sin precedentes– hasta su cuidadoso manejo de la puesta en escena, la película deslumbra por su capacidad para contar una durísima historia sin recurrir a lo evidente. El guion es una celebración a las victorias morales, a los diminutos fragmentos de emoción que nos hacen humanos y, sobre todo, a la sensibilidad que se esconde debajo de las grandes luchas morales. Nolan logró lo inimaginable: convertir una película de guerra en un alegato sobre la fe y la identidad del hombre moderno. Un triunfo sobre lo mejor del espíritu de nuestra época convertida en una visión espiritual.

Podría interesarle  Tomorrowland: por amor a la música

Ficha técnica

Título original: Dunkirk
Año: 2017
Duración: 107 min.
País: Estados Unidos
Director: Christopher Nolan
Guion: Christopher Nolan
Música: Hans Zimmer
Fotografía: Hoyte Van Hoytema
Reparto: Fionn Whitehead,  Mark Rylance,  Kenneth Branagh,  Tom Hardy,  Cillian Murphy, Barry Keoghan,  Harry Styles,  Jack Lowden,  Aneurin Barnard,  James D’Arcy, Tom Glynn-Carney,  Bradley Hall,  Damien Bonnard,  Jochum ten Haaf,  Michel Biel
Productora: Warner Bros. Pictures / Syncopy
Género: Bélico. Drama | II Guerra Mundial. Supervivencia. Histórico. Basado en hechos reales

Comentarios

Comentarios

Aglaia Berlutti

Aglaia Berlutti

Bruja por nacimiento, fotógrafa por decisión, escritora por pasión, desobediente por afición. #Geek y amante de la cultura popular.

No Comments Yet

Comments are closed

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON