El baile como fitness

La repetición de movimientos al ritmo de la música puede convertirse en una excelente rutina de ejercicios cardiovasculares. Photo: Kyle Froman

En la actualidad existen diferentes técnicas para mantener un cuerpo fitness, entre ellas unas de las más usadas son las rutinas de baile

Aunque pueda considerarse un ejercicio sencillo, bailar puede resultar una actividad extenuante que exige una buena condición física para que el bailarín alcance su máximo potencial. Disciplinas como el zumba, el ballet, la danza contemporánea e incluso la salsa casino pueden convertirse, con la ayuda de un profesional, en una excelente opción para todos aquellos que aborrezcan el gimnasio o no son fanáticos de los deportes y desean tener una figura tonificada.

El ballet es también una opción para un entrenamiento que libera endorfinas. Photo: Kyle Froman

Al escuchar música, nuestro organismo comienza a enviar impulsos al sistema nervioso central y con esto crea un estímulo positivo que impulsa la producción de endorfinas, las cuales motivan y elevan el nivel de energía en el cuerpo, de esta forma es como actúa el baile como alternativa fitness. Durante una clase de una hora con una rutina medianamente intensa, una persona quema alrededor de 600 a 800 calorías, lo que equivale a una sesión de entrenamiento arduo utilizando maquinaria especializada en un gimnasio, además se reduce la sensación de estrés , mejora el humor y convierten el ejercicio en algo ameno y divertido.

Podría interesarle  Ciencia al natural con Beauty Bio
Con el baile obsevamos un aumento en la capacidad de resistencia, pues con la práctica nuestro cuerpo adquiere más vitalidad y fuerza. Photo: Kyle Froman

Uno de los beneficios más notables del baile es el aumento en la capacidad de resistencia, pues con la práctica nuestro cuerpo adquiere más vitalidad y fuerza, lo que ayuda a superar de forma más sencilla las clases. También el fortalecimiento de los huesos y el aumento de masa muscular es notable, pues la repetición de los movimientos y la fuerza con la que se realicen complementan cada rutina y la convierten en un trabajo de exigencia y fuerza.

Ya sea en la sala de la casa, en un salón de baile, en el gimnasio o en un parque, la práctica del baile se adapta a las necesidades de cada individuo y la misma evoluciona a medida que estas necesidades varían y de esta manera seguir causando un cambio positivo en mente y cuerpo.

El zumba es de las opciones más populares al momento de ejercitarse con música. Photo: Kyle Froman

Comentarios

Comentarios

Rubén Darío Carrillo Cárdenas

Rubén Darío Carrillo Cárdenas

Editorial Assistant

Comunicador Social. Amante de los animales. Obstinado por naturaleza.

No Comments Yet

Leave a Reply

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON