¿Está Venecia al borde de un colapso?

Foto: carltongrandcanal.com

El director de tres hoteles venecianos y de la guía Inside Venice –casado con una venezolana– nos comparte su breve pero esclarecedora opinión sobre los verdaderos factores que están poniendo en riesgo la salud de la ciudad de los ángeles caídos

Los que me conocen saben que no estoy acostumbrado a manifestaciones en las redes sociales, pero los artículos internacionales y las declaraciones de los líderes de opinión locales de los últimos días, sumado al calor, me han impulsado.

Es posible que la gente inteligente todavía se limite a sostener que el problema de Venecia es la apertura de albergues, bead & breakfast o pensiones, así como el paso de las ruedas de los trolleys sobre los adoquines. ¡Amigos, abran los ojos, porque nos están tomando el pelo! Acaban de inaugurar en Mestre un albergue de 1.000 camas, cuyo corte de cinta incluyó al concejal de urbanismo. Me dicen, entre otras cosas, que apenas es el primero de una serie que ofrece estancias a 12 €, y quieren hacerme creer que el problema es la vivienda en el centro histórico, cuya noche promedio difícilmente baja de los 100 €. Y este no pretende ser un discurso esnob sino la realidad de los hechos: ¡Venecia necesita calidad!

Podría interesarle  Careyes: el cielo en México
Foto: abcdworldtravels.com

¿Airbnb? Creo que ha contribuido a la recuperación y el mantenimiento de inmuebles que los venecianos han mantenido cerrados durante años en la espera de venderlos al “pollo inglés” de turno. Sería productivo comenzar a ver a los huéspedes de los apartamentos del centro histórico como residentes temporales con necesidades similares a las nuestras, que como nosotros hacen el gasto en el mercado o en el supermercado, el panadero, van a cenar en el restaurante, pasan quizás unos días más en la ciudad y tienen tiempo para descubrir y reevaluar la Venecia más auténtica, que todavía existe, pero que muchos la ven borrosa por el humo que nos están soplando en los ojos. Sería bello poder contar esta Venecia, compuesta de personas que aún hoy invierten tiempo y dinero con esfuerzos y expectativas, trabajando, mirando un poco… también y sobre todo con los turistas, viajeros respetuosos, curiosos y amantes de lo que resulta ser un ejemplo único de esplendor en el mundo. La prueba la tenemos durante el período de la Bienal de Arte, cuando Venecia se convierte mágicamente en la capital de la belleza. Arte y cultura tienen el poder de transformar.

Foto: cortesía de Casa Flora.
Foto: cortesía de Casa Flora.

Y si tenemos que hablar de temas serios, hablemos de las grandes naves. De lo que contaminan y colapsan la ciudad en todos los sentidos. Estamos hablando del Tronchetto, de la abusos imperantes, de los flujos de barcos que diariamente descargan en las orillas de Venecia miles de personas a las que nada les importa sino el hecho de tener que acaparar un sórdido recuerdo hecho en China para demostrar su paso por la ciudad.

Podría interesarle  Montage Los Cabos: paraíso tropical en miniatura
Foto: cortesía de Casa Flora.

El problema es que Venecia no tiene un proyecto a mediano y largo plazo con perspectivas para el futuro. No hay propuestas concretas: solo navegar para ver. Se busca un movimiento ciudadano constructivo, hecho de personas que viven y producen en la ciudad.

Foto: missadventuresabroad. com

Por Gioele Romanelli,
CEO de los hoteles Casa Flora, Novecento Boutique Hotel y Hotel Flora. Pertenece a un linaje de hoteleros del centro histórico de Venecia.

Comentarios

Comentarios

Luster Staff

Luster Staff

Colaboraciones de nuestro LUSTER Staff alrededor del mundo

No Comments Yet

Comments are closed

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON