Happy Death Day: la reinvención del asesino sin rostro

Foto: i1.wp.com

Nada es por completo original en esta larga sucesión de crueles asesinatos con una única víctima que renueva la pretensión del terror hollywoodense

El año 2017 ha sido un año extraordinario para el terror, tanto en crítica como en taquilla: desde el éxito inesperado de Get Out de Jordan Peele, el regreso del director M. Night Shyamalan al gran público con Split y el fenómeno cultural que creó la adaptación de la novela It de Stephen King por Andrés Muschietti, el género recibió una bocanada de aire fresco que demostró a sus críticos y detractores que aún hay mucho que descubrir y explorar en lo tenebroso. Sobre todo, en el caso del clásico Slasher convertido en una caricatura superficial que terminó por sepultar al género entre malas críticas y escaso éxito comercial. Además, se trata de un necesario empujón que el género no recibía desde suceso taquillero de Scream (1996) de Wes Craven, que resumió la naturaleza del terror fílmico en la fórmula relativamente sencilla del asesino que levanta el cuchillo para matar. Las nuevas propuestas parecen sacudir a medias esa herencia inmediata e intentan crear algo tan novedoso como sorprendente. Una apuesta hacia una concepción original sobre el terror, basada en diversos matices que resulta toda una apuesta experimental de enorme valor conceptual.

Foto: elblogdeyes.com
Foto: cocalecas.net

Happy Death Day, del director Christopher Landon –el más reciente proyecto de Blumhouse, responsable del éxito de otros pequeños fenómenos de culto como las franquicias Paranormal Activity y The Purge– intenta recuperar la noción sobre el slayer tradicional pero añadiendo además un imaginativo replanteamiento con reminiscencia de la ciencia ficción. El resultado es un híbrido entre una inteligente reinvención de los films de adolescentes del período 1990 al 2000 con algo mucho más vanguardista elaborado con buen pulso y una imaginativa puesta en escena. Una propuesta que reelabora la percepción sobre el asesino del asesino al acecho desde cierta percepción de un entusiasmo visceral por el terror en estado puro y cierto humor macabro que Landon combina en un argumento tramposo, entretenido e inteligente.

Podría interesarle  Westworld: la rebelión de lo inanimado
Foto: s3-us-west-2.amazonaws.com
Foto: static4.businessinsider.com

La trama  – elegante, sencilla y bien planteada –  juega con la multidimensionalidad de los personajes y le agrega cierto regusto amargo que logra sostener la narración entre lo impredecible y un experimento argumental que resulta tan sólido como de buen gusto. Quizás ese sea el elemento más reconocible en esta película sin pretensiones que logró convertirse en un inesperado éxito taquillero gracias a la capacidad de Landon para elaborar una idea del terror al tono y al gusto de las nuevas audiencias a través de elementos conocidos e incluso rutinarios. Pero Landon atraviesa el cenagoso espacio entre la novedad fílmica y una buena propuesta con una perspectiva curiosa y sólida que sorprende por su eficacia. Happy Death Day tiene en cuenta la repercusión del cine de terror como fenómeno de culto con un extravagante toque postmodernista.

Foto: images-na.ssl-images-amazon.com

Claro está, se trata de un slayer y como tal, conserva los elementos básicos del subgénero, aunque en interpretaciones mejoradas dirigidas a un público levemente cínico y acostumbrado a lo explícito. Sin embargo,  Happy Death Day tiene un toque nihilista, depurado y limpio, lo que hace que el terror sea mucho más sugerido que evidente. El gore es casi inexistente — toda una contradicción para un slayer común — pero la capacidad de Landon de usar técnicas argumentales para soslayar el impacto visual resulta efectiva la mayoría de las veces. Con todo, la película se enfrenta a un dilema curioso: su propio elemento de sorpresa termina jugando en contra de la historia y hacia el final del segundo tramo, las sucesivas muertes — todas idénticas en esencia — hacen algunas secuencias innecesarias y hasta repetitiva. A pesar de ello, Happy Death Day recupera para el gran público el placer de un terror exagerado, dramático, extravagante que roza lo absurdo. Un placer perdido que la película muestra con desinhibida desvergüenza.

Podría interesarle  La Casa de las Flores, una familia perfectamente imperfecta
Foto: bearcastmedia.com 

 

Ficha técnica:

Título original: Happy Death Day
Año: 2017
Duración: 96 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Christopher Landon
Guion: Christopher Landon, Scott Lobdell
Música: Bear McCreary
Fotografía: Toby Oliver
Reparto: Jessica Rothe,  Israel Broussard,  Ruby Modine,  Rachel Matthews,  Charles Aitken, Jason Bayle,  Phi Vu,  Donna Duplantier,  GiGi Erneta,  Tenea Intriago,  Rob Mello, Cariella Smith,  Billy Slaughter,  Julia Holt,  Blaine Kern III,  Ron M Patterson
Productora: Blumhouse Productions / Digital Riot Media

Comentarios

Comentarios

Aglaia Berlutti

Aglaia Berlutti

Bruja por nacimiento, fotógrafa por decisión, escritora por pasión, desobediente por afición. #Geek y amante de la cultura popular.

No Comments Yet

Comments are closed

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON