Hereditary: el ADN del miedo

Cinemagia

La actuación de la nominada al Oscar Toni Colette se convierte en el centro de atención de Hereditary, un nuevo formato del terror

A pesar de sus momentos altos y bajos, de obras de mayor o menor calidad, el cine de terror sigue siendo uno de los favoritos del gran público, sobre todo durante la última década, en la que el género alcanzó una nueva dimensión y se convirtió en todo un ensayo sociológico y antropológico que sorprende por su calidad como discurso.

Pacific News – Epeak World News

Por supuesto, no se trata de un fenómeno reciente; en el célebre ensayo Un tratado sobre cuentos de horror, del crítico estadounidense Edmund Wilson, se analiza también el origen de este género como intento de racionalización de un tipo de costumbre oral que se mantiene a través del tiempo como objetivo cultural. El autor sostiene que los cuentistas originarios fueron los que intentaron brindar una nueva comprensión al cuento terror y dotarlo de ciertas características literarias de las que carecía. La oralidad había transformado los cuentos y relatos terroríficos en una forma de entretenimiento y la literatura vino a dotarlo de refinamiento y profundidad.

Worth Weekly

Algo semejante intenta Ari Aster en su magnífica película Hereditary, que se estrena este fin de semana en Hollywood. En esta propuesta el terror se transforma en algo más amargo, retorcido y duro de asimilar, con su extraña combinación entre de Don’t Look Now, de Nicolas Roeg (1973) y Rosemary’s Baby de Roman Polanski (1968), con sus espacios claustrofóbicos y conspiraciones inquietantes sin verdadera resolución.  No obstante, el gran triunfo de Aster es crear una atmósfera malsana e irrespirable, densa y tan abrumadora que parece crear una noción sobre el miedo directamente emparentado con la laureada Gritos y susurros de Ingmar Bergman, en una versión más perversa y violenta sobre la naturaleza de lo que nos aterroriza, inquieta y atrapa como parte del terror abstracto.

Podría interesarle  Frida Kahlo protagoniza una retrospectiva en Google Arts & Culture

Entre todo lo anterior, Hereditary crea una percepción coherente sobre el terror como un vínculo efectivo entre lo que creemos y la realidad. La dirección - precisa, subjetiva y violentamente emocional - crea un escenario movedizo en que las pequeñas piezas de la historia crean un paisaje retorcido sobre la familia, los vínculos que unen a los miembros entre sí. Pero, además, otorga esa percepción de lo que se hereda a través de cierta memoria genética y colectiva, susceptible al horror como reflejo de la identidad.

Wastechester

El trabajo más fuerte de la película es el de Toni Collette, quien construye un personaje que encarna no sólo la percepción del miedo, sino que lo lleva a un nivel emocional completamente nuevo. La actriz interpreta a Annie Graham, una artista de modesta celebridad que crea un espectáculo basado en escenas de su propia vida llevada a miniaturas que habitan en los confines impecables y meticulosos de una casa de muñecas.

Basada quizás en el trabajo de la artista Narcissa Thorne (cuya obra está expuesta en el Art Institute of Chicago) y su atención frenética al detalle, la casa de muñecas en Hereditary se convierte en el núcleo de la narración. Con una enajenada y casi mística mirada al detalle, Annie se obsesiona y evade la realidad que le rodea, sobre todo la muerte de su anciana madre, abusiva y demandante, que durante años medró en la vida doméstica con una violencia psicológica que Aster expresa con pericia y sin recurrir al recuerdo inmediato para apuntalar el clima de la película.

Podría interesarle  Ready Player One: la aventura de la nostalgia

Es de hecho, la muerte de la anciana lo que parece desencadenar los eventos que avanzan en medio de la historia como una sucesión de horrores. Envenenados y aterrorizados por la presencia invisible de la mujer difunta - o quizás su recuerdo alienado con una perversa conexión sobrenatural que parece gravitar como un mal anónimo - la familia entera debe enfrentarse a lo que parece ser una idea del mal codificado y enraizado en los vínculos familiares que comparten. Un horror secreto que el guion - autoría también de Aster - logra construir con una eficaz mirada a los subterfugios de la memoria y el dolor privado.

Hereditary es una muestra de un tipo de terror retorcido y emocional, que raramente se ve en la pantalla grande y quizás, de allí la sorpresa e incomodidad que causa como conjunto. Se trata de un mecanismo brillante para crear el miedo como una promesa - está allí, pero no puedes verlo ni comprenderlo - , una agonía lenta y retorcida que convierte a la película en quizás la propuesta más original del género de la última década.

Ficha técnica  

Título original: Hereditary
Año: 2018
Dirección: Ari Aster
Guion: Ari Aster
Reparto: Toni Collette, Gabriel Byrne, Alex Wolff, Ann Dowd.

Comentarios

Comentarios

Aglaia Berlutti

Aglaia Berlutti

Bruja por nacimiento, fotógrafa por decisión, escritora por pasión, desobediente por afición. #Geek y amante de la cultura popular.

No Comments Yet

Comments are closed

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON