House of Cards: el peligroso juego del poder

Foto: walabi.cl

Una pareja presidencial ficticia que se convierte en una dura metáfora sobre la forma en que una nación se percibe a sí misma

House of Cards de la cadena Netflix no es una serie sencilla ni tampoco pretende serlo. Cruel, cínica y por momentos inquietantemente realista es, quizás, el producto televisivo más controversial de la última década. Y lo es por su rara cualidad mutable y sobre todo, de espejo-reflejo del mundo político estadounidense. Una mirada retorcida a los entretelones de las grandes figuras de la escena de la Casa Blanca que no disimula su perversa concepción sobre el mundo secreto del poder. Desde su estreno, el show se ha convertido en una referencia inmediata sobre la forma de contar la política como una historia en esencia maligna. Con su perversa dosis de sátira y su consistente visión del mal moderno, House of Cards se aleja de melodramas edulcorados como The West Wing (del productor Aaron Sorkin, 1999–2016) y la ágil reflexión sobre los hilos del poder de The Newsroom (también de Aaron Sorkin, transmitida entre 2012–2014) para reflexionar sobre una morbosa percepción sobre el control y la manipulación política. El resultado es un insólito discurso sobre el miedo, la dominación de masas y la perversidad colectiva, todo en clave de reflexión sobre el bien y el mal.

Foto: hollywoodreporter.com
Foto: hollywoodreporter.com

Se trata de una propuesta arriesgada que el personaje de Frank Underwood (interpretado por Kevin Spacey) encarna a plenitud: con su desmedida ambición y pocos escrúpulos, Underwood parece dispuesto a hacer cualquier cosa por el poder. Y lo logra, con una facilidad que resulta por momentos inverosímil (uno de los puntos que más se le ha criticado a la serie) pero que quizás es una alegoría en estado puro a los subterfugios del poder y sus manejos más incómodos. Frank Underwood llega al poder llevando varios cadáveres a cuestas  — algunos literales —  y utilizando su perversa inteligencia como un arma invisible e infalible. A su lado, su fría esposa Claire (Robin Wright) avanza a través de su propia carrera política, en una especie de paralelismo obvio sobre las infinitas variaciones de la avaricia y la corrupción en ambas esferas.

Podría interesarle  La paradoja del miedo: cinco películas que reinventan el terror
Foto: variety.com
Foto: businessinsider.com
Foto: nytimes.com

Por supuesto, las semejanzas con personajes de la escena política norteamericana no faltan: al matrimonio Underwood se le compara con frecuencia con Bill y Hillary Clinton y la mayoría de las temporadas están llenas de referencias reales a leyendas urbanas políticas atribuidas no sólo a la antigua pareja presidencial sino también a su entorno. Tampoco han faltado paralelismos con la flamante administración Trump: desde las frases que el recién electo presidente ha pronunciado y que parecen calcadas de varios de los episodios más conocidos de la serie hasta la evidente sincronía entre el ficticio Underwood y su homónimo real, el show se encuentra de nuevo  — y casi por accidente —  en el centro de la polémica y sobre todo, el debate sobre las ramificaciones de la dimensión más oscura del poder.

Foto: nerdist.com
Foto: decider.com
Foto trbimg.com

Tal vez por ese motivo, la quinta temporada llega con una evidente intención de escandalizar: “El pueblo estadounidense no sabe lo que le conviene. Yo sí” declara un ufano Frank Underwood. “Son como niños, Claire. Tenemos que limpiarles las manos y la boca. Enseñarles a distinguir el bien del mal. Decirles qué pensar y cómo sentirse y qué querer. Incluso necesitan ayuda para escribir sus fantasías más salvajes, para desarrollar sus peores miedos. Por suerte para ellos, me tienen a mí. Te tienen a ti”. Con esa premisa, los Underwood están más cercanos que nunca al control total y la serie de Netflix, con toda su carga provocadora, de hacer de nuevo historia en la pantalla chica.

Podría interesarle  El rebelde Rafael Cadenas se lleva el Reina Sofía
Foto: indiewire.com

Ficha técnica:

Título original: House of Cards (TV Series)
Año: 2013
Duración: 50 min.
País:
Estados Unidos
Director: Beau Willimon (Creator),  David Fincher,  James Foley,  Robin Wright, John David Coles,  Carl Franklin,  Tucker Gates,  Tom Shankland,  Allen Coulter, Charles McDougall,  Joel Schumacher,  John Dahl,  Agnieszka Holland, Jakob Verbruggen,  Roxann Dawson,  Alik Sakharov,  Jodie Foster,  Alex Graves, Kari Skogland
Guion: Beau Willimon, Andrew Davies, Michael Dobbs, Kate Barnow, Sam Forman, John Mankiewicz, Laura Eason (Novela: Michael Dobbs. Remake: Andrew Davies)
Música: Jeff Beal
Fotografía: Eigil Bryld, Igor Martinovic, Martin Ahlgren
Reparto: Kevin Spacey,  Robin Wright,  Michael Kelly,  Kate Mara,  Molly Parker, Mahershala Ali,  Corey Stoll,  Michael Gill,  Derek Cecil,  Rachel Brosnahan, Elizabeth Marvel,  Reg E. Cathey,  Sakina Jaffrey,  Kristen Connolly, Sebastian Arcelus,  Boris McGiver,  Constance Zimmer,  Jayne Atkinson,  Paul Sparks, Dan Ziskie,  Elizabeth Norment,  Reed Birney,  Kevin Kilner,  Francie Swift, Karl Kenzler,  Chuck Cooper,  Maryann Plunkett,  Chance Kelly,  Sandrine Holt, Gerald McRaney,  David Andrews,  Joanna Going,  Kim Dickens,  Jimmi Simpson, Mozhan Marnò,  Joel Kinnaman
Productora: Netflix / Media Rights Capital / Panic Pictures / Trigger Street Production
Género: Serie de TV. Drama. Thriller | Política. Periodismo. Remake. Serie Online

Comentarios

Comentarios

Aglaia Berlutti

Aglaia Berlutti

Bruja por nacimiento, fotógrafa por decisión, escritora por pasión, desobediente por afición. #Geek y amante de la cultura popular.

No Comments Yet

Comments are closed

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON