Indochine: el alma intacta de Nueva York

El Indochine pasó a la historia como un ícono más de la estruendosa ciudad de Nueva York. Foto cortesía de Indochine NYC

Un restaurante que solía ser testigo de conversaciones entre escritores famosos y fiestas privadas de modelos legendarias sigue siendo un destino irremplazable para conocer el alma de Nueva York

De escuchar que justo enfrente solían sentarse los Rolling Stones para tomarse una copa, o donde Kate Moss y Madonna tenían intensas conversaciones, es fácil convencerse de querer entrar. Las tentaciones de quedarse en ese restaurante encantado por la historia simplemente son muy grandes. Incluso después de 34 años de haber abierto sus puertas, el Indochine es uno de esos lugares inmortales cuyo estilo y statement permanece intacto al paso del tiempo.

El Indochine pasó épocas duras en la década de los noventa, pero salió a flote gracias al ingenio de su directiva y sus fieles comensales. Foto cortesía de Indochine NYC
El Indochine sirve como punto de encuentro para lo más profundo del espíritu neoyorquino. Foto cortesía de Indochine NYC
Se inauguró en 1984 y llevó a cabo un estilo que estaba muy de moda en las capitales europeas: una especie de lounge nocturno. Foto cortesía de Indochine NYC
Especial de chupetas de pollo al estilo Indochine. Foto cortesía de Indochine NYC
Plato de bistec asado al estilo Indochine, Foto cortesía de Indochine NYC
Pargo rojo crujiente de Indochine. Foto cortesía de Indochine NYC

Justo a tiempo para poner de moda el Downtown, Indochine se convirtió en algo así como un Studio 54, donde reunió en sus paredes las personalidades más icónicas de los años 80 y 90: modelos, estrellas de rock, escritores y el resto de los comensales que venían para presenciar un espectáculo que ocurría todas las noches en la calle 430 Lafayette. Convirtiéndose también en un ícono de Nueva York, su fusión de comida francesa y vietnamita, las paredes con estampado de hojas de banano y la increíble y sutil iluminación hizo del lugar una figura de prestigio entre la élite rebelde de Estados Unidos.

Podría interesarle  Di An Di: El exótico sabor vietnamita en Nueva York
Andy Warhol, Jacqueline Schnabel, Jean-Michel Basquiat, Julian Schnabel y Kenny Scharf en la apertura de Indochine en 1984. Foto cortesía de Indochine NYC
Jean-Paul Gaultier, Adam Clayton de U2, y Kate Moss en 1995. Foto cortesía de Indochine NYC
Diane Von Furstenberg y Betsey Johnson en 1999. Foto cortesía de Indochine NYC
Glenn Close y Calvin Klein en 1989. Foto cortesía de Indochine NYC

Hoy en día, el espacio de Indochine sigue acobijando el espíritu de la ciudad que nunca duerme, y aunque ya no se puede ver a David Bowie coqueteando con Iman, nuevas historias siguen naciendo cada noche sin falta. Fundado por Brian McNally en 1984 fue su esposa del momento Anne, una socialité francesa, quien concibió el mítico aspecto de Indochine como un rincón exótico y avant-garde. Y así se quedaría: no solo como un espacio gastronómico por naturaleza sino como el escenario perfecto para los artistas de las generaciones pasadas, presentes y futuras.

 indochinenyc.com

 Indochine

 @IndochineNYC

 @indochinenyc

 430 Lafayette St, New York, NY 10003, EE. UU.

Comentarios

Comentarios

Carla García Sánchez

Carla García Sánchez

Staff Writer

Mi biblioteca de iTunes es casi tan variada como mi estante de libros. No puedo dormir sin medias y casi siempre me pierdo en las ferias de comida. Ziggy Stardust es mi profeta.

No Comments Yet

Leave a Reply

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON