Karlos Ponte: “Prefiero hacer platos que yo quiera comer y me hagan feliz”

Karlos Ponte en la cocina. Foto: cortesía de Karlos Ponte

Sin etiquetas en su menú, su versatilidad muestra la calidad en la experiencia de unas manos que, por su pasión noble en la cocina, lo han llevado al éxito

En un rincón de Copenhague, el chef  Karlos Ponte Maldonado explora sabores que, gracias a su sensibilidad culinaria y a su sabia guía, derivan en mezclas que fusionan productos tradicionales de América del Sur con otros de origen danés para construir un menú explosivo y fascinante en su restaurante llamado Taller.

Karlos Ponte en su restaurante Taller. Foto: cortesía de Karlos Ponte

Taller es una combinación de las tradiciones o sabores de la experiencia en mi país, con el nivel técnico y la depuración de mi experiencia como cocinero.Karlos Ponte

El wok es su utensilio favorito y un sabor que siempre recuerda es la combinación del pastelito andino en Mérida, Venezuela: carne con arroz y el picante que ellos mismos hacen. Le gusta la sencillez de una arepa pelada con queso de cabra (muy populares en Falcón). Piensa que la gastronomía latinoamericana es infinita y de contrastes donde siempre prevalece el sabor.

Su talento no es en vano. El estilo de Karlos combina años de preparación con su pasión por el arte culinario. Con una creciente trayectoria, tuvo la oportunidad de participar en el programa DesCubiertos, donde se centró en el desarrollo de la cocina venezolana impulsando el valor gastronómico de esa región y lo grandioso de sus productos locales.

Podría interesarle  Academy of Chocolate se decantó por Franceschi Chocolate
Foto: cortesía Karlos Ponte

[…] una de las metas como cocinero es poder traer memorias a través de los sabores; es algo mágico.Karlos Ponte

A sus 36 años, Karlos ha trabajado mucho pasando por la cocina del hotel Bulli, Noma y Denis Martin y para marzo de 2015 el chef merideño decide, junto a sus dos socios, crear un espacio para consentir paladares, un restaurante llamado Taller que cobra vida en Dinamarca para dejar atónitos a los comensales con sus platos característicos llenos de sabor y tradición.

Karlos en acción. Foto: cortesía de Karlos Ponte

Esta travesía tiene un equipo de varias nacionalidades responsable del fuego tras los sabores de cocina internacional con un toque de comida local nórdica que los caracteriza como propuesta. Todo este despliegue lo convierte en uno de los restaurantes más elogiados de la ciudad: No creo en los secretos. Creo que todo debe estar abierto, porque así todos aprendemos más y todos somos cada día mejores.

La complicidad de los empleados y el intenso deseo de triunfar y darle forma a este lugar es una combinación que, en conjunto con la tradiciones de Karlos, enamora a los comensales con sólidos sabores venezolanos y sudamericanos que derivan en una extraordinaria: De mis raíces como merideño siempre recuerdo la papa involucrada de un modo u otro en la cocina. Mi favorito es el ‘zanis’ (especia hecha en el páramo como sazonador para las papas). Pero el que siempre está conmigo es muy venezolano: nuestra ‘yuca’.

Arepa caviar. Foto: cortesía de Karlos Ponte
Durante una preparación. Foto: cortesía de Karlos Ponte

Karlos Ponte rompe los moldes de la cocina y va experimentando a diario sabores e ideas que lo ha llevado al triunfo en el exterior. El humilde deseo de que el visitante quede satisfecho recrea, en torno a su hecho creativo, una escena única.

Podría interesarle  Tequeños Las Tías más cerca de sus comensales

Su sazón no pasa desapercibida. Dos de sus platos quedaron una vez nominados entre los mejores del año en Copenhague y comenzó a escucharse su nombre en la Guía Michelin, derecho que merece cualquier ferviente luchador que persigue sus sueños: No pretendo buscar el éxito en los platos, prefiero hacer platos que yo quiera comer y me hagan feliz, espero que el comensal viva una nueva experiencia por el sabor y la historia del plato.

Siempre busca inspirarse en alguna región venezolana para sus propuestas. Aquellos que no conocen un país tan lleno de ricos sabores pueden estar seguros de que lo visitarán  en Taller, donde el menú, por ejemplo, comienza con frutas, idea que Karlos tomó de su visita al Amazonas donde varias etnias tienen como costumbre la entrada de frutas silvestres.

Foto: cortesía de Karlos Ponte
Taller como una combinación de sabores. Foto: cortesía Karlos Ponte

Para muchos comensales que visitan Taller, el éxtasis al probar el menú de Karlos Ponte es inusual y sorprendente porque los lleva a experimentar sabores no comunes en la ciudad, sabores que dejan en alto su talento como chef y sobretodo enaltecen los sabores de una tierra que, para muchos, es imposible de olvidar.

 Karlos Ponte Chef

 @KarlosPonte

 @karlosponte

 

Comentarios

Comentarios

Brigitte Villarreal

Brigitte Villarreal

STAFF WRITER

Comunicadora Social - Ucsar - Agradecer, es el arte de atraer cosas buenas.

No Comments Yet

Leave a Reply

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON