Kingsman: más asombrosa, más británica

Foto: foxmovies.com
Foto: foxmovies.com

La nueva entrega de Kingsman busca en vano superar una propuesta original caracterizada por el desenfado y la espontaneidad

Cuando Kingsman: The Secret Service, de Matthew Vaughn, se estrenó en el 2014, su éxito fue una sorpresa de crítica y de taquilla. La película se convirtió de inmediato en un fenómeno de masas no sólo por su desenfadada manera de reinventar el género de espionaje sino por su definitivo aporte a las películas de acción contemporáneas. Con su ritmo frenético y guión extravagante, logró dar un giro completamente nuevo a la rígida percepción sobre cierto tipo de cine que parecía cristalizado en el estilo del célebre James Bond. Vaughn llevó a todos los habituales clichés y estereotipos a nueva dimensión: con una batería de brillantes escenas de acción, un elenco en estado de gracia y un sardónico sustrato irónico bajo el argumento principal, la película se convirtió en un éxito mundial que aseguró una inmediata secuela. La gran pregunta era entonces si el director, ya sin el factor sorpresa de por medio, podría lograr un resultado tan original y con una propuesta tan poderosa como la anterior.

Foto: foxmovies.com
Foto: foxmovies.com

Una vez estrenada Kingsman: The Golden Circle (2017) la respuesta es evidente: a pesar de mantener el espíritu de la original, el film carece de la frescura e incluso de la energía de su predecesora. Todo eso a pesar de que la química entre su elenco sostiene el entramado de un guión lleno de sorpresivos giros argumentales y magníficas escenas de acción. Algo que no parece ser suficiente para llegar a los límites delirantes a los Vaughn llegó en un puro ejercicio de estilo y experimento. Al contrastar con la original, esta entrega carece de esa brillante irreverencia y por momentos, luce como una imitación más o menos fiel del primer film.

Foto: foxmovies.com

Como toda secuela respetable, Kingsman: The Golden Circle comienza con un despliegue de espectacularidad que lleva a una nueva dimensión lo planteado en el material original. Más ambiciosa y más extravagante, la película tiene muy claro que debe superar no sólo las expectativas que despertaron las ya clásicas escenas de acción del film anterior sino el peso argumental de un guión ingenioso que sorprendió por su eficacia. Vaughn se esfuerza y toma decisiones inteligentes como refundar la trama entera, lo que permite al director explorar el “universo Kingsman” desde una perspectiva por completo novedosa. El truco además, permite que el guión analice las relaciones de poder dentro del argumento  — lealtades, traiciones y nuevas alianzas —  lo que brinda a los personajes un cierto cariz siniestro que aporta tridimensionalidad a la trama. Aun así, la fórmula carece de la desconcertante espontaneidad que tanto sorprendió en la propuesta original. En esta ocasión, toda la historia parece basarse en una fórmula casi matemática que repite los elementos exitosos en un orden metódico, lo cual sin duda afecta esa puesta escena desenfadada y vivaz que cautivó al público y la crítica.

Podría interesarle  El poder femenino de Mary Shelley
Foto: foxmovies.com
Foto: foxmovies.com

A pesar de eso, el guión no toma grandes riesgos y parece tener como único objetivo repetir los grandes momentos de su antepasado, sólo que a otro nivel y sobre todo, bajo una visión de colosal ambición que no llega a satisfacer del todo. El elenco es de nuevo uno de los grandes aciertos: Taron Egerton asume su papel de héroe pícaro y simpático desde la graciosa perspectiva de un antihéroe moderno. Para la ocasión, Merlín (interpretado por Mark Strong) regresa convertido en cabeza visible del servicio secreto en medio del caos, lo mismo que Sophie Cookson, quien repite su papel como la inteligente y capaz Roxy, con el mismo buen hacer que en la película anterior. El resultado es un elenco coral que disfruta su retorno a un terreno conocido que domina a la perfección y a quienes se le suma una espléndida Julianne Moore, interpretando una corrosiva sátira sobre los papeles femeninos en películas de género; Jeff Bridges (toda una caricatura del tradicional norteamericano recio); Channing Tatum (desaprovechado por momentos); Halle Berry (en un evidente guiño a las películas Bond) y Pedro Pascal (el Oberyn Martell de Juego de Tronos) con un pequeño pero sustancioso personaje secundario. No obstante, el director tiene evidentes dificultades para engranar el cuidadoso mecanismo de humor, excesos y pirotecnia visual que convirtió a Kingsman: The Secret Service en motivo de asombro cinematográfico.

Podría interesarle  Emmys 2018: el triunfo del streaming
Foto: foxmovies.com
Foto: foxmovies.com

Ficha técnica:

Título original: Kingsman: The Golden Circle
Año: 2017
Duración: 141 min.
País: Reino Unido
Director: Matthew Vaughn
Guion: Matthew Vaughn, Jane Goldman (Personajes: Dave Gibbons, Mark Millar)
Música: Henry Jackman, Matthew Margeson
Fotografía: George Richmond
Reparto: Taron Egerton,  Colin Firth,  Julianne Moore,  Halle Berry,  Mark Strong,  Jeff Bridges, Channing Tatum,  Pedro Pascal,  Sophie Cookson,  Edward Holcroft,  Elton John, Ayman Khechini,  Alessandro De Marco
Productora: Twentieth Century Fox Film Corporation / Marv Films / TSG Entertainment
Género: Thriller. Acción. Comedia | Secuela. Espionaje. Cómic

 

Comentarios

Comentarios

Aglaia Berlutti

Aglaia Berlutti

Bruja por nacimiento, fotógrafa por decisión, escritora por pasión, desobediente por afición. #Geek y amante de la cultura popular.

No Comments Yet

Comments are closed

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON