Lujo italiano en La Sibilla

Foto: David Egui

El Hotel Cayena, uno de los más lujosos y exclusivos de la ciudad de Caracas, esconde en su interior un lujoso restaurante que – bajo la dirección de Julio González– ofrece platos de la cocina italiana con ingredientes y servicio de primera

Aunque la comida italiana es famosa por ser amigable e incluyente y aunque los caraqueños hemos adoptado y heredado la mayoría de sus recetas como propias, hay muy pocas salas con alto nivel de lujo, formalidad y detalle en la ciudad como la del restaurante La Sibilla, la cual sobresale como una de las principales opciones para disfrutar de sus sabores en un ambiente de cinco estrellas. Techos altos, espacios amplios, un bar con increíble coctelería y el cuidado a cada detalle en el montaje y servicio en las mesas dan la pauta en este comedor que se separa de los tradicionales locales familiares.

Foto: David Egui

Los fogones están a cargo de Julio González, quien con esmero ofrece una extensa carta con antipastos, entradas calientes y frías, pastas, platos principales, postres y fines de semana de brunch. Uno de los platos estrella de la casa es la polenta con huevo cocido a baja temperatura, espárragos y salsa holandesa trufada, un juego de texturas y sabores que enamoran a cualquiera. Otro favorito entre los comensales es el crudo misto di mare: láminas de atún, salmón y pescado blanco fresco, acompañadas por pulpo y ostras marinadas en aderezo de limón.

Foto: David Egui
Foto: David Egui

Las pastas son uno de los pilares de esta propuesta gastronómica de alta cocina, tanto así que una de las actividades que más gustan en el restaurante son sus cursos para prepararlas, que repiten a menudo para clientes que desean aprender diferentes técnicas de elaboración de pastas frescas y salsas. Los orecchiette al ragú con salsa de tomate y salchicha siciliana hecha en casa se cubren en la mesa con una lluvia de parmesano reggiano y son un plato obligado. Otra de sus pastas transmite perfectamente el concepto del lugar: los ravioli Neri di seppia e gamberetti, un tipo de ravioli que no es muy conocido y cuya preparación exige técnica y conocimiento. La masa es fina y el relleno de langostino abundante y se mantiene en su interior gracias a un delicado entrelazado en la masa que aporta textura al morder y crea canales que conservan la sencilla pero suculenta salsa de mantequilla y limón.

Foto: David Egui

La comida no para y llega la hora de los platos principales: pesce fresco con verdure, pesca del día con hierbas y vegetales salteados, cotoletta di maiale o chuletas de cerdo empanizadas con cremoso de papa con aroma de trufa, o el cosciotto d’agnello, una pierna de cordero con hongos salteados dan paso al cierre y a los increíbles postres, necesarios para concluir cualquier ocasión especial que los lleve a este restaurante. La pannacotta con frutos rojos, la degustación de helados y el millefoglie están en la lista acompañando al indiscutible favorito: la esfera de chocolate, flambeada en mesa con sambuca, rellena de mousse de chocolate y acompañada con una trufa de chocolate oscuro, helado y tierra de cacao.

 hotelcayena.com

@lasibillacaracas

 Calle El Bosque con José Ángel Lamas, Avenida Principal La Castellana, Caracas

Comentarios

Comentarios

David Egui

David Egui

Diseñador gráfico del IDC, fotógrafo y food blogger. Comer y capturar el mejor ángulo de cada plato es lo mío.

No Comments Yet

Comments are closed

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON