Mariela Ortega: “El styling se convirtió para mí en mi medio de comunicación más genuino”

Foto: Cortesía de Mariela Ortega

Desde pequeña la fashion stylist venezolana ha sentido gran pasión por el mundo de la moda. Y, lo que comenzó como un juego, terminó convirtiéndose en su profesión, permitiéndole así conquistar espacios en la industria

Mariela Ortega es una fashion stylist venezolana que siempre sintió ese llamado hacia el mundo de la moda, de hecho, reafirma que nació con esa pasión. Aunque, su familia nunca ha considerado la moda como una prioridad, pues no era usual comprar revistas o hablar de ciertas marcas, lo que sí resaltaba en cada rincón de su casa era la estética. El juego de colores, el orden, la mesa bien servida, las flores en la sala esos detalles reflejaban sobriedad. Y es que, la joven creció rodeada de mujeres coquetas, su madre y sus abuelas vestían con mucha elegancia. Por lo que, de alguna forma el ojo de Mariela se estaba afinando y entendía ciertos códigos.

Crecí en una casa de mujeres, donde me enseñaron que mi única diferencia con un hombre es el físico. Y creo que esa es la razón por la que las protagonistas de mis editoriales siempre son mujeres fuertes, con carácter. Mi primer encuentro con una editorial fue a los 9 años en el depósito de una boutique en Caracas, CALIOPE, ubicada en los Palos Grandes. Pasaba horas viendo las revistas mientras mi mamá y mis hermanas se probaban la ropa, después de cada visita le rogaba a la dueña que me regalara algunas revistas viejas que ya no usara y me las llevaba como un tesoro, todavía están todas en la repisa de mi cuarto.

Mis Barbies fueron mis primeras clientas, no recuerdo jugar mucho con ellas, más que vestirlas y crearles “looks” dependiendo de su rol. Creo, sin duda, que mis tardes con ellas fueron las que desataron mi amor  por la moda y la dirección de arte. Cuando ya estaban vestidas y todo el set armado a la perfección, me encontraba muy cansada para jugar, les dejaba todo armado como una vitrina. Pero, a los pocos minutos empezaba a jugar con otra cosa.

Y es que, la estética para Mariela es un estilo de vida y engloba todo los que sus ojos pueden observar. Ella siempre ha sido fanática de editar, afinar y refinar todo lo que está a su alcance, por lo que al ver algo empieza a detallar cómo puede mejorarlo y eso aplica desde diseño interior, productos, visual merchandising, comida, arte entre otras cosas. Mi relación con la moda siempre estuvo ahí. No fue siempre claro en qué parte de la industria me quería envolver pero siempre sentí que era mi manera de expresarme.

Foto: Cortesía de Mariela Ortega

Es por esto que, Mariela decidió estudiar Fashion Illustration y Fashion Design en el Fashion Institute of Technology, (FIT), Nueva York, EE.UU. Luego en 2011 se muda a Londres para estudiar Artes Plásticas. Allí su tutora de artes plásticas la inscribió en un curso de Fashion Styling and Art Direction for Fashion en Central Saint Martins. Su proyecto final era una editorial basada en alguna tendencia del momento, por lo que debía ser la directora de arte, estilista y editora. Todo un reto, pero lo llevó a cabo magistralmente. Después, emprendió su carrera de Fashion Styling en el Instituto Marangoni London. Finalmente, regresó a Miami para iniciar un Máster y continuar sumando logros.

Recuerdo que desde el primer día de clase me di cuenta que, ¡por fin había encontrado mi lugar dentro de una industria tan compleja! Dado a que mi carrera fue Fashion Styling, tuve la oportunidad de afinar mis habilidades como estilista, editora y directora de arte por tres años. No recuerdo tener ningún examen escrito, todas mis evaluaciones eran basadas en las editoriales que realizaba incansablemente todas las semanas. Me colocaban a prueba no solo mi creatividad, sino también mi capacidad de ejecutar mis ideas.

Mi primera experiencia laboral en la parte editorial fue para Brickell Magazine, una revista de alta circulación en Miami que incluye dos editoriales cada mes. Durante este período aprendí la importancia de buscar un balance entre lo creativo y lo comercial, ya que estaba hablando con un público, donde mi vocabulario editorial no era muy entendido. Fue un gran reto para mí no solo editar la revista, sino también editar mi mente, mis ideas y mi propio ego para producir un trabajo acorde con el público, pero que también representara mi visión.

Fueron 8 meses de trabajo intensos como editora y, hoy en día, sigo colaborando con la revista para ediciones especiales como las de Art Basel. Entrenar mi cerebro a adaptarse a este nuevo mercado de una manera que no comprometiera la integridad de mi estética ha sido, sin duda, el desafío más grande de mi carrera.

Pero, ¿por qué insistir en ser Fashion Stylist y no otra carrera? Sencillo, desde pequeña afloraron las aptitudes necesarias para esa profesión, solo que Mariela en su momento no lo había percatado. Su imaginación, creatividad, organización y extremo cuidado en la selección de prendas para ensamblar todo tan genuinamente eran cosas que se le daban muy bien, era su forma de expresar y comunicarse.

Podría interesarle  Rombo IV: arquitectura bañada en neón
Foto: mofashionstyling.com Commercial de Mariela Ortega para ALEXIS – Fotografía: Diego Armando Mendoza

El styling se convirtió para mí en mi medio de comunicación más genuino, siempre me atrajo el diseño porque me fascinan los procesos, tengo una debilidad por las cosas hechas a mano y con muchos detalles. Pero, a pesar de esto, intenté estudiar diseño de moda en FIT en NYC y me di cuenta que no sentía la pasión necesaria para sobrevivir y sobresalir en esa parte de la industria.

También pasó por mi mente la opción de enfocarme en la parte de Fashion Business, pero al igual que con el diseño no era algo que me quitaba el sueño y, en esta industria si no tienes pasión, no tienes futuro. Después de 5 años creando editoriales volví a mi cuarto de Caracas, mi cuarto de niña y descubrí que todos mis recortes, todas las páginas de las revistas que estaban marcadas todo lo que pegaba en mis agendas eran editoriales y todo tuvo sentido.

Y es así lo que comenzó como un juego y pequeña pasión, se convirtió en su profesión permitiéndole conquistar espacios en la industria de la moda internacional. Mariela ha colaborado para editoriales como Vogue México, Cosmopolitan  Latam, HOLA Colombia y Brickell Magazine. Su firma también la ha dejado en publicaciones como Vulkan, Vacant, Blanc Magazine, Lady Gun. También ha trabajado con marcas latinoamericanas como Silvia Tcherassi, Carlo Carrizosa, Alexis, Ximena Kavalevas, Nomad Tribe, Simonett.

Ahora, en el tema de styling es variado va desde celebridades como Chiquinquirá Delgado, Valentina Ferrer, Domingo Zapata y la cantante Alaya, hasta el styling y dirección de arte del video de lanzamiento de Showfields NYC, video de lanzamiento de Raw Pop Up en Brickell City Centre en Art Basel (2018) y un comercial para Sony junto a NEKO, casa productora venezolana.

Foto: mofashionstyling.com Editorial de Mariela Ortega para  ISIS | BLANC MAGAZINE –  Fotografía: Ana Sofia Perazzo

Trabajar con celebridades me ha hecho entrar en contacto con la parte más humana de mi carrera, tomarme el tiempo para ponerme en los zapatos de esta persona y entender lo que quieren, cómo se ven y cómo se quieren ver. Es un trabajo extremadamente personal y que requiere construir una relación con unas bases muy sólidas en un corto tiempo. Cada persona – famosa o no – es un mundo, con inseguridades y miedos y mi trabajo es ayudarlos a crear o perfeccionar ese personaje que presentan al público. Una vez más, es un trabajo de balance, es decir, sus estéticas más la mía, sus idiomas más el mío. 

Ahora, ser Fashion Stylist no solo se centra en tener talento, sino también conectar con el cliente y hacer que se sienta cómodo y seguro con la vestimenta. Por lo que, también es importante otro factor: la confianza.

Conectar es esencial, su imagen está en tus manos, tienes que ganarte su confianza. Más allá de tu experiencia, es una conexión personal. Y, por supuesto, cuando se trata de moda siempre la creatividad está presente, así sea para cosas sencillas como combinar colores o complementar accesorios no hay creación sin creatividad. Cuando se trata de editoriales la creatividad es el primer paso, buscar la manera de contar la historia con piezas, buscar cómo usarlas de una manera única e interesante pero que tenga coherencia dentro del concepto. Explicar cómo llegan las ideas a mi cabeza es un poco complicado, pero sin duda es como una magia que me ayuda a ver todo en mi mente antes de ponerlo en físico.

Asimismo, cada cliente es distinto y hay que saber buscar ese equilibrio entre los gustos y aquello que realmente le luzca bien. Es por esto que las propuestas, sugerencias y pruebas son diferentes. Mariela no se limita a escuchar lo que desean los usuarios, sino que también le ofrece consejos y aporta ideas que mejoren el concepto o lo que buscan en un principio. La clave está en la comunicación.

Podría interesarle  Litza Veloz: “Me inspiraba en las supermodelos de los ‘90”

La propuesta varía siempre con las necesidades de cada cliente, digamos que no tengo un template para trabajar, sino es como una conversación fluida que se desenvuelve diferente con cada persona. Después de varias conversaciones y, si es posible visitas, yo envío un documento con una propuesta de look dependiendo del evento u ocasión, y se parte de ahí, no hay fórmula perfecta para el styling personal.

Pero cuando se trata de marcas si es algo mucho más metódico, una vez que el concepto está claro, queda de mi parte y de parte del equipo de arte traducir la idea en una producción y los elementos a considerar varían si se están haciendo fotos o video. Lo mismo pasa con el personal styling, no es lo mismo crear looks para entrevistas sentadas que para red carpets, donde la persona se va a estar moviendo y el look tiene que estar perfecto de todos los ángulos.

Foto: Cortesía de Mariela Ortega

Aunque, a veces toca ser un poco enfático e ir directo al grano cuando ciertas cosas no funcionan. Se debe ser honesto y ético. En este sentido, algo que jamás recomendaría Mariela a sus clientes es ser vulgar.

Lo vulgar no se centra siempre en escotes y transparencias. La vulgaridad está en la exageración innecesaria sea de joyas, maquillaje, patrones o hasta bronceado. Que mis clientes estén apropiados con su imagen y la ocasión es lo que más me importa al final del día. Estar a tono con el evento también es crucial; entender el público que asiste al igual que el público que lo ve es importante, creo que todo cae en la edición.

Como todo trabajo siempre hay una influencia o una corriente que influye. Pero, a Mariela lo que le inspira son propiamente los personajes con quienes trabaja, sus clientes, sus historias. Está claro que vivimos en un mundo donde desconectar es un reto, estamos bombardeados 24/7 de imágenes e información y la realidad es que mis ideas salen de cualquier rincón, desde mis mañanas viendo incansablemente libros de arte, hasta el cuarto de muñecas de mi hija, alguna película o documental. Pero creo que lo que más inspira mi trabajo son los personajes que logro darle a mis modelos, una vez tengo claro la persona que quiero que sea, todo lo demás fluye bastante rápido.

Pero, sí reconoce que adora el trabajo de ciertos Fashion Stylists, pues son perfectos. Se trata de los talentosos Jacob K y Karl Templer. Son, sin duda, mis mayores inspiraciones hoy en día. Creo que sus visiones y lenguajes son impecables y, de alguna manera u otra, siempre termino llegando a ellos para referencias en mi trabajo a nivel editorial. Kate Young es la líder en la industria del personal styling y siempre trato de estar al día con su trabajo.

Finalmente, Mariela sigue sumando logros, nada la detiene. Está decida a continuar dejando su huella en la industria. Afirmó que se vienen proyectos interesantes, inclusive, fuera del mundo de la moda, pero siempre relacionado con la dirección de arte y conceptualización visual. Es algo que he querido hacer desde hace un par de años, explorar otros campos donde mi don (que para mí es tener buen ojo) lo pueda poner en práctica.

Compartimos este breve, pero divertido ping pong. ¡Disfruten!

¿Un color?

Negro

¿Una prenda?

Zapatos de goma

¿Un accesorio?

Lentes de sol

¿Celebridad con quien desea trabajar?

Zoe Kravitz

Un Fashion Stylist jamás debe…

Ser aburrido

Un Fashion Stylist siempre debe…

Ser flexible

¿Una marca?

LOEWE

Un consejo para aquellos que desean incursionar en este ámbito:

La inteligencia emocional es casi igual o, más importante, que la creatividad en esta industria

 mofashionstyling.com

 @mo.fashionstyling

 

Comentarios

Comentarios

Robianna de la Parra

Robianna de la Parra

Editorial Coordinator

Todo comenzó con un escritorio hecho de dos guacales. Periodista - Copywriter - Ucabista | Inst: @robiianna

No Comments Yet

Leave a Reply

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON