Ocaña: sabor sin tapujos

Vieiras a la plancha con tomates semisecos, pesto y flores. Foto: David Egui

Este restaurante, bar, café y apotheke, debe su nombre y su ecléctica mezcla de historia, diseño, sabor y transgresión al famoso performer, activista y pintor José Pérez Ocaña

En el 2012 abrió sus puertas este concepto que reúne entretenimiento, bar, gastronomía e historia en un local lleno de detalles cuidadosamente restaurados. Rindiendo homenaje a José Pérez Ocaña, figura recurrente en Plaza Real y Las Ramblas durante la época de la liberación sexual y los movimientos alternativos en Barcelona, el Ocaña, con sus tragos creativos, detalles históricos, sabores que combinan lo tradicional con lo exótico, flores, drags y arte, es un lugar digno de conocer en la inmensa oferta gastronómica que ofrece la ciudad.

Bartender. Foto: David Egui
Menolita y Harley Quinn. Foto: David Egui

La extensa propuesta de vinos, cocteles y bebidas es una de las especialidades del Ocaña. Recientemente han renovado su carta, incluyendo tragos frescos y perfectos para el verano como el Melonita, que preparan con vino rosado, miel, melón, cachaza y kiwi o el Harley Quinn, hecho con tequila Don Julio, fruta de la pasión, vainilla, chile, lima, pomelo rosa y soda Cream. Cuentan con una extensa carta que ofrece rones, tequila, mezcal, gin, vodka y todo tipo de destilados de Latinoamérica y el resto del mundo. Estos tragos se pueden disfrutar en cualquiera de sus ambientes y de jueves a sábado en su increíble “apotheke”, un sótano con arcos de herradura, mocárabes, caligrafías y adornos vegetales como en una coctelería de Las Mil y Una Noches, pero con butacas Bauhaus.

Salmón marinado en remolacha y Gazpacho. Foto: David Egui
Gazpacho verde. Foto: David Egui
Salmón marinado en remolacha con ensalada de pepino en salsa de hierbas. Foto: David Egui

La oferta gastronómica no se queda atrás. El gran local, que comparte cocina con una propuesta de sabores mexicanos llamada Ocaña DF, toma como base la tradición catalana y mediterránea con materia prima de excelente calidad que le aporta un toque de fusión y la eleva como experiencia. Para ellos, la informalidad y la sencillez no tienen por qué aludir a la simpleza y la falta de sabor, una máxima que demuestran en estos fogones cada día. Platos como las Navajas de Delta del Ebro con sal gruesa o el Gazpacho verde de pepino, berros, menta, cilantro, apio, jengibre, espárragos, guisantes y un toque de jalapeño le dan al comensal una primera idea de esa mezcla de culturas y despensas que se busca en el Ocaña. Cuenta su chef encargado, el peruano Omar García, que otro de los favoritos es la ensalada de pulpo, melón, escarola, parmesano y miel y el salmón marinado con remolacha, que sirven junto a una ensalada de pepinos en salsa cremosa de hierbas. Los platos del mar parecen ser las estrellas, con otras opciones como sus vieiras a la plancha con tomates semisecos, pesto de albahaca y flores comestibles y el gran cierre: la pata de pulpo gallego a la plancha servida con trinxat de patata sazonado con pimentón de la Vera y sal Maldon.

Ensalada de pulpo con melón, escarola, parmesano y miel. Foto: David Egui
Cocina. Foto: David Egui

 ocana.cat

 Ocaña Barcelona

 @ocanabcn

 @ocanabcn

Comentarios

Comentarios

David Egui

David Egui

Diseñador gráfico del IDC, fotógrafo y food blogger. Comer y capturar el mejor ángulo de cada plato es lo mío.

No Comments Yet

Comments are closed

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON