OITNB: más allá de la cárcel de la popularidad

Foto: tvspoileralert.come

El éxito de Orange is the New Black es mucho más que la mirada atenta a las relaciones y enfrentamientos entre sus personajes

Orange Is The New Black (creada por Lauren Morelli, Jenji Kohan, Sian Heder, Sara Hess, Tara Herrmann y Nick Jones) ha sido una serie que siempre ha tenido un cierto sentido antropológico que basa su argumento en el análisis del confinamiento. Con sus decenas de personas que aparecen y desaparecen de temporada en temporada, crea una noción macro sobre la identidad y sobre todo de profundo existencialismo. El show no se conforma con analizar ideas dispersas sobre los dolores y sufrimientos colectivos, sino que los lleva a una dimensión por completo nueva: la búsqueda inteligente y persistente sobre las formas en que nos relacionamos en medio de situaciones límites. Con su mirada a las subculturas, la diversidad y la noción sobre el individuo  — tan rica como, en ocasiones, abrumadora —  la serie ha traspasado todo tipo de límites sobre lo colectivo, lo íntimo y los infinitos vínculos que pueden unir todos los sustratos de la personalidad como una forma de reflejo de la sociedad. Dejando a un lado la tentación de idealizar o estereotipar a las prisioneras, la serie parece muy consciente de la cualidad peligrosa de sus personajes y lo explota a partir de la noción del peligro latente. En medio de esa extraña visión sobre la amenaza tácita, las líneas argumentales muestran una enorme coherencia y profundidad que dota a la serie de su particular y aclamada personalidad.

Foto: radioplay.com.mx

En cada temporada Orange is the New Black ha sorprendido por su equilibrada y eficaz combinación de comedia y un tenebroso argumento sobre la violencia que avanza a través de secuencias desconcertantes. Desde los chistes, la sátira disimulada bajo la apariencia de existencialismo craso hasta las inevitables escenas gore, la serie ha sabido encontrar la forma de contar una historia complicada sin perder la originalidad y cualidad mutable de su inteligente guión. La combinación de diálogos rápidos y audaces, sus planos secuencias sorpresivos y, sobre todo, su mirada conmovedora sobre la tragedia humana  — algo que la serie no olvida del todo jamás —  logran sostener una propuesta original que sorprendió desde su estreno al público a la crítica especializada.

Podría interesarle  Cotidianidad criolla bajo el lente de Carlos Germán Rojas
Foto: radiozero.cl
Foto: melty.mx

Tal vez por ese motivo, sorprende que para la quinta temporada los productores hayan optado por romper el delicado equilibrio entre comicidad y drama, en favor de una reflexión moral sobre la violencia. Se trata de una jugada arriesgada que afectó la forma como el show se comprende a sí mismo, pero que también, la lleva a un nuevo nivel sobre la forma como se cuestiona a sí misma. De pronto, Orange is the New Black dejó de hacerse preguntas sobre el horror y la naturaleza humana en clave con cierta ligereza y avanzó hacia algo más profundo y duro de digerir. Partiendo de las revueltas que cerraron la cuarta temporada, la quinta se analiza desde los puntos de vista del miedo y el peligro convertidos en la razón de ser de la acción.

Foto: diariopresente.mx

En un brusco giro de sus reflexiones esenciales, Orange is the New Black encuentra la forma de sobrepasar los límites autoimpuestos y analizar una nueva forma de ambición. En cada nuevo capítulo, el mensaje es claro: la serie no está dispuesta a repetir su fórmula de éxito y se atreve a más, lo cual resulta toda una osadía para un producto televisivo de su factura. Pero con el mismo desenfado de sus personajes, “Orange is the New Black” encontró en la ruptura de su identidad una nueva forma de temeridad. Un cambio irrevocable que demuestra que en el mundo asfixiante y por momento conmovedor de la serie, aún hay mucho que contar.

Podría interesarle  La Bienal de São Paulo desde siete puntos de vista

Título original: Orange Is the New Black (TV Series)
Año:
2013
Duración:
60 min.
País:
Estados Unidos
Director: Jenji Kohan (Creator),  Michael Trim,  Andrew McCarthy,  Phil Abraham, Uta Briesewitz,  Jodie Foster,  Constantine Makris,  Matthew Penn
Guion:
Piper Kerman, Jenji Kohan, Sian Heder, Sara Hess, Nick Jones, Lauren Morelli, Marco Ramirez, Liz Friedman, Tara Herrmann, Gary Lennon
Música:
Scott Doherty, Gwendolyn Sanford, Brandon Jay
Fotografía:
Vanja Cernjul
Reparto:
Taylor Schilling,  Laura Prepon,  Danielle Brooks,  Taryn Manning,  Laverne Cox, Michael Harney,  Uzo Aduba,  Michelle Hurst,  Kate Mulgrew,  Jason Biggs, Natasha Lyonne,  Pablo Schreiber,  Nick Sandow,  Dascha Polanco,  Joel Garland, Lea DeLaria,  Samira Wiley,  Matt McGorry,  Yael Stone,  Catherine Curtin, Ruby Rose,  Jackie Cruz,  Adrienne C. Moore,  Emma Myles,  Annie Golden, Diane Guerrero,  Jessica Pimentel,  Elizabeth Rodriguez,  Abigail Savage, Kimiko Glenn,  Selenis Leyva,  Matt Peters,  Alysia Reiner
Productora:
Netflix / Lionsgate Television
Género:
Serie de TV. Drama. Comedia | Drama carcelario. Homosexualidad. Basado en hechos reales. Comedia dramática

Comentarios

Comentarios

Aglaia Berlutti

Aglaia Berlutti

Bruja por nacimiento, fotógrafa por decisión, escritora por pasión, desobediente por afición. #Geek y amante de la cultura popular.

No Comments Yet

Comments are closed

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON