Oso Parado: “mi obra es una reflexión total de cómo internet afecta nuestros gustos”

Oso Parado
Oso Parado

El artista mexicano nos relata, a partir de su obra, el cuestionamiento que realiza acerca de la sociedad actual y cómo el “sueño americano” es comercializado desproporcionadamente en el Profile de esta semana

Encuentros furtivos en el hogar de Oso Parado formaban parte de su día a día, casa imprenta de boletines chilenos que proclamaban el exilio, insignias revolucionaras de tintes rojos y marxistas e intelectuales de las letras y de la fama como: Gabriel García Márquez, Tamayo, Manuel Álvarez Bravo y Emilio García Riera, estos eran algunos de los rostros conocidos que habitan su casa en Chiconcuac, un pequeño pueblo rural de Morelos, en México. Tertulias que compartía su padre con la causa revolucionaria fueron los discursos que imperaban en las paredes que daban forma a su hogar familiar, siendo estos además, las reglas que condicionarían su modo de vivir y sentir. El repudio del imperialismo norteamericano y todo lo que ello implicaba: como una sociedad capitalista basada en el consumo y en las vociferaciones del sueño americano, fueron las premisas que sedimentaron la crítica que hoy realiza Oso Parado. A pesar de ello, cuando se cuestiona al artista mexicano acerca de su nombre artístico, él comenta: “mi nombre viene de mi origen americano, de ahí la elección de mi nombre Oso”. Huella impresa que el lenguaje ha decidido dejar en él es quizá la esencia de lo que trasciende en su propuesta artística: transgredir con humor la dialéctica construida por la cultura americana.

Foto: Oso Parado
Foto: Oso Parado

De padres inquietos ante la necesidad de la expresión artística, su padre pintor y su madre escritora, simbolizaron los pilares fundamentales y las influencias de carácter expresivo de Parado, mímesis sin duda alguna del reflejo de sus padres: “mi papá era pintor y mi mamá es escritora, de ahí proviene esa parte artística. Nací en un estudio de pintura, por ello nace la curiosidad acerca del arte”.

Foto: Oso Parado
Foto: Oso Parado

Como una noción abstracta y que es concebida de manera distinta por su naturaleza metamórfica, el arte siempre será concebido y comunicado de manera distinta. A diferencia de lo que se puede creer comúnmente acerca de las consecuencias que genera para Oso, el arte es un enlace conductor que destruye las barreras que son impuestas por la realidad dada: “para mí el arte es una acción y lugar de total libertad, en donde uno puede crear cosas sin un sentido útil ni practico, pero que enriquecen la vida y hace reflexionar sobre ella”.

Foto: Oso Parado
Foto: Oso Parado

Si bien sus grandes impresiones fotográficas son en ocasiones descontextualizadas, suele ocurrir en la práctica artística, ­­–como todo acontecer impuesto por el azar y circunstancias de la realidad– que la obra nunca puede ser predecible ni siquiera con cabalidad a través del universo creativo del artista, incluso se podría decir que esta es el resultado de la soluciones a los problemas que de forma imprevista se nos presenta en la concepción de la obra: “para mi descontextualizar no es una necesidad en sí,  más bien,  si el tipo de obra que estoy trabajando en ese momento siento que requiere la descontextualización, lo hago, pero soy muy cambiante en mi manera de crear”.

Foto: Oso Parado
Foto: Oso Parado

Exigentes a la hora de ser fieles a la imagen que se reproduce en el imaginario artístico, el artista no conforme con lo que ha creado, suele abandonar la obra en el infortunio del otro, despersonalizando lo que ha gesticulado para que esta sea una representación autónoma de ella misma. Sin embargo, cuando una obra resulta ser una manifestación excitante, el gozo que se desprende de ella no puede ser otro que la permanencia leve de este sentimiento en el transcurrir del tiempo: “Tengo una serie que estoy trabajando en ella y que me gusta mucho; son esculturas tipo griegas pintadas con máquina de bronceado y cuadros igualmente pintados con estas máquinas, me gusta mucho la idea de que una maquina dibuje el cuadro y que yo no tenga control sobre ello”.

Como referente en la figura del pintor, el color rosa es el que se manifiesta con mayor frecuencia en sus impresiones y obras: “el color rosa, sí, me encanta. No sé por qué, creo que  tal vez es porque es un color con mucha referencia en la Cultura Pop y en el discurso de mi obra habla sobre todo acerca de the American Dream way of life. De ahí, tal vez funciona muy bien el rosa”.

miami-pineapple-5-imprimir

A pesar de la banalización del cuerpo y de su manifestación constante en los medios del espectáculo, en los lugares más privados e íntimos, su exposición  suele ser recibida de una manera conservadora y a partir del rechazo. El desnudo a través de los años se ha ido desmitificando en el hacer artístico, siempre siendo este la comidilla de los más sorprendidos: “El desnudo me gusta mucho y creo que sigue siendo un tabú en la sociedad, como en instagram que hice una serie de retratos de mujeres usando celulares,  eran fotografías en  blanco y negro y en el estudio con un celular enviando un texto”.

Foto: Oso Parado
Foto: Oso Parado

Caracterizado por intervenir grandes fotografías –en su mayoría en blanco y negro– de celebridades que se han mitificado dentro de la cultura popular americana, casi convirtiéndose en figuras cuyas imágenes son superiores a lo sobrenatural, Parado construye un discurso que mucho tiene que ver con sus orígenes familiares y en especial de su padre: “Bueno, el cuestionamiento de mi obra se posiciona dentro la tendencia Post Internet. Mi obra es una reflexión total de cómo internet afecta nuestro gusto creando un standard en las masas, perdiendo la individualidad y creando estas masas homogéneas en gustos y costumbres; reflexiono mucho en mi obra sobre ese efecto de internet en la sociedad, desde estándares de belleza, de comida, arte, moda etc., por eso uso mucha iconografía de marcas y textos de la actualidad, es como si mi obra fuera un espejo de lo que en el momento estamos viviendo como sociedad”. Manejando distintos medios que le permiten expresar la versión de su verdad y realidad, Oso no se priva de experimentar con distintas herramientas mediadoras. La naturaleza de su obra varía de lo gráfico a lo audiovisual: “El medio que me gusta más es la pintura y escultura, pero me encanta cambiar y experimentar, ahora hago muchos collages digitales”.

pink-painitngs-004

Apropiándose de fotografías impersonales y haciendo de ellas algo íntimo, la obra de Oso Parado es quizás un signo de las coyunturas que se han venido dando en la contemporaneidad, en las cuales  la idealización de un mundo ficcional que no es tangible es solo un falso reflejo de la cultura popular que se  ha construido desde los medios y para los medios.

instagram @osoparadoart

Comentarios

Comentarios

Andreína Vallés L

Andreína Vallés L

Staff Writer

Comunicadora social y visual. Ilustradora y cinefila.

No Comments Yet

Comments are closed

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON