The Handmaid’s Tale: la plácida belleza del miedo

Foto: weloversize.com

La serie de HULU “The Handmaid’s Tale” (Bruce Miller-2017) sorprendió al retratar de manera fidedigna el clima de paranoia, incertidumbre y miedo al poder que representó la llegada a la presidencia de Donald Trump, en la psiquis colectiva

Con su visión sobre la mujer convertida en objeto de uso público, despojada de todo derecho y sometida al control absoluto de un gobierno dictatorial, la serie plasmó cierta percepción sobre los terrores colectivos que le brindó un aire de predicción temible.

Para la segunda temporada, los productores apuestan al asumir esa visión del símbolo con mayor fuerza, a pesar que la premisa pierde brillo, originalidad y capacidad para sorprender, pero aun así conserva el poder para seducir la imaginación que la convirtió en un clásico instantáneo de la televisión.

Foto: observer.com

Esta entrega de la serie retoma la acción justo donde concluyó la anterior: June (Elizabeth Moss) se encuentra a punto de ser castigada al infringir las rígidas normas del estado totalitario. Su situación resume de inmediato los paradigmas de la primera temporada y refuerza la idea básica que hizo de la serie una metáfora del terror a la sujeción de la voluntad individual a un tipo de maldad pragmática difícil de definir con facilidad.

Podría interesarle  Joaquin Phoenix: los rostros del hombre invisible

Para June, el castigo no es sólo inevitable sino que, además, demuestra que su individualidad depende de esa percepción general sobre su utilidad  —  la capacidad para concebir convertida en un bien de uso común, enajenado y deshumanizado — , lo que convierte a la segunda temporada en una lucha contra la aniquilación de la identidad.

Brutal, visualmente impecable y con el mismo altísimo nivel actoral del elenco coral, “The Handmaid’s Tale” profundiza en sus temas principales sin caer en el cansancio y mucho menos en el desgaste. El mundo sexista, violento y crudo imaginado por Margaret Atwood ahora se expande, se hace una distopía a todo nivel y bajo una nueva expresión del miedo, convertido en arma invisible.

Foto: nerdist.com

La segunda temporada deja atrás rápidamente el texto original para ensanchar sus límites a una siguiente dimensión, que inquieta por verosimilitud y límites realistas. No hay nada especialmente increíble dentro de este estado de Gilead, puritano, temible y peligroso. Y esa versión de la realidad cercana — posible — lo que brinda a “The Handmaid’s Tale” su brillante versión de la probabilidad terrorífica. Afligida, pesimista y claustrofóbica, la serie que demostró el peligro del poder, regresa con una envergadura desconocida, tocando extremos que antes pudieron parecer excesivos o inclusos incómodos, pero que ahora, resultan necesarios.

Los directores — Mike Barker y Kari Skogland  — continúan contemplando el mundo de las mujeres sometidas al arbitrio de lo inevitable a ojo de águila, una percepción turbia de la vigilancia perpetúa que todo ciudadano de Gilead sufre. Puede que las conexiones entre “Handmaid’s Tale” y la realidad actual sean menos evidentes que para su estreno, como sugiere la página “Vulture” con cierto cinismo, pero aun así, su concepción de la maldad continúa siendo única, potente, quizás símbolo de algo más temible que aún queda por mostrar. El riesgo de la complacencia — casi ingenua — hacia la intolerancia y lo extremo. El peligro real al otro lado de la puerta.

Podría interesarle  Las series que merecían una nominación al Emmy 2018 y no la obtuvieron

Ficha técnica

Título original: The Handmaid’s Tale (TV Series)
Año: 2017
Dirección: Reed Morano, Mike Barker, Kate Dennis, Floria Sigismondi, Kari Skogland
Guion: Bruce Miller, Ilene Chaiken (Novela: Margaret Atwood)
Reparto: Elisabeth Moss, Joseph Fiennes, Max Minghella, Yvonne Strahovski, Alexis Bledel.

Hulu: The Handmaid´s Tale

 

Comentarios

Comentarios

Aglaia Berlutti

Aglaia Berlutti

Bruja por nacimiento, fotógrafa por decisión, escritora por pasión, desobediente por afición. #Geek y amante de la cultura popular.

No Comments Yet

Comments are closed

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON