The Post: alegoría del bien y el mal

Foto: timesofisrael.com, courtesy 20th Century Fox

Con su puesta en escena efectiva y visualmente ponderosa, The Post capta de manera vívida la capacidad del periodismo de la vieja escuela en Estados Unidos

Durante décadas, Steven Spielberg ha estado obsesionado con el sentido del poder, la noción sobre la capacidad para hacer el bien y, también, por la perspectiva del bien y del mal a través de la cual analiza símbolos y alegorías de enorme valor cultural. Desde la dolorosa historia narrada en El color púrpura (1985) con su mirada sobre el racismo y el desarraigo cultural hasta la monumental La lista de Schindler (1993) en la que el director medita sobre el horror y el dolor con extrema sensibilidad, Spielberg parece reflexionar sobre nuestra época y sus vicisitudes desde cierto ángulo íntimo. Una percepción que se nutre de sus dolores, grandes logros morales y profundas contradicciones hasta crear una comprensión sobre la identidad colectiva muy cercana a la idealización, a pesar de conservar una certera convicción sobre la realidad que asombra por su poder para conmover.

Foto: timesofisrael.com, courtesy 20th Century Fox

The Post (2017), su más reciente película, lleva la fórmula moral y ética en la que Spielberg suele basar sus propuestas un paso más allá. Desde la primera escena, es evidente que el inteligente y bien plateado guion asume el reto de contar la historia del periodismo estadounidense desde la periferia, a través de una mirada entrañable y ponderada sobre el poder de la prensa en Norteamérica. Con su aire clásico y vibrante, toda la película está llena de un irredimible optimismo, pero, sobre todo, de una mesurada comprensión sobre los alcances de la llamada quinta columna. La nueva y hermosa postal de Spielberg sobre el idealismo y el poder de la fe colectiva, está sustentada sobre la evidente convicción que el director tiene sobre la capacidad cultural de la justicia moral como bien común. Con su argumento sensible, astuto y bien concebido — firmado por la escritora Liz Hannah — The Post asume su punto de vista sobre el poder, la necesidad de la verdad ética y el propósito de la voluntad moral, todo bajo un lujoso envoltorio y una extraordinaria perspectiva sobre el quehacer cinematográfico.

Podría interesarle  The Handmaid's Tale: la plácida belleza del miedo
Foto: timesofisrael.com, courtesy 20th Century Fox
Foto: timesofisrael.com, courtesy 20th Century Fox

The Post cuenta la historia de Ben Bradlee, editor de The Washington Post, y su lucha junto a Kay Graham — propietaria del rotativo — por publicar la verdad sobre cómo el gobierno de EEUU engañó al país en el año 1971 sobre la imposibilidad de ganar de Vietnam. Pero la historia es mucho más de lo acaece en redacción y Spielberg lo sabe: el director parece mucho más interesado en mostrar los entretelones de una batalla ciega y de pura persistencia que en limitarse a mostrar sus momentos más luminosos. El resultado es una celebración sobre la llamada “decencia liberal” del pasado, pero también de ideales tradicionales que el director celebra sin romanticismo ni cinismo alguno. Hay algo definitivamente contemporáneo en la mirada de Spielberg sobre lo legal, lo justo y lo valioso: en medio de las escenas repletas de humo de cigarrillo — esa incorrección definitiva que crea un magnífico contexto visual — el análisis sobre el poder tiene una enorme carga emotiva. El presidente es una figura blanda y casi amoral, aunque no necesariamente estúpida — y es evidente el esfuerzo del guion por crear paralelismos con la administración actual, aunque de manera discreta y sin que sea su principal objetivo. Todo bajo una miríada de detalles históricos y de contexto que Spielberg usa con pulso sabio y enormemente sagaz.

Podría interesarle  Versace: brillo, muerte y morbo en Miami
Foto: whysoblu.com

Tom Hanks interpreta a un Ben Bradlee sensible, pura voluntad y nervio periodístico, que dota a las escenas más duras y emotivas de la película de una sensibilidad conmovedora hasta las lágrimas. A su lado Meryl Streep como Kay Graham logra establecer un contrapeso profundamente alegórico. Juntos crean una tensión semi romántica que asombra por su ternura y firmeza, pero más allá de eso, los rostros reconocibles de una épica invisible y discreta. En medio del espectáculo orquestado por Spielberg, ambos actores brillan con una inusitada fuerza y sostienen sobre los hombros un intrincado ejercicio de estilo que en manos menos hábiles habría resultado quizás en un gran sermón político pero que en las de Spielberg, se convierte en un manifiesto de pura esperanza, asombro por el poder de la fe en el hecho periodístico y en una cuidada reflexión sobre nuestra sociedad y los cimientos que la sostienen. The Post no es una película de época, sino una reflexión sobre el bien y el mal de nuestra época.

Ficha técnica:

Título original: The Post
Año: 2017
País: Estados Unidos
Dirección: Steven Spielberg
Guion: Liz Hannah
Música: John Williams
Fotografía: Janusz Kaminski
Reparto: Tom Hanks,  Meryl Streep,  Sarah Paulson,  Jesse Plemons,  Bob Odenkirk, Matthew Rhys,  Michael Stuhlbarg,  Alison Brie,  Carrie Coon,  David Cross, Bruce Greenwood,  Tracy Letts,  Bradley Whitford,  Zack Woods
Productora:  Amblin Entertainment / DreamWorks SKG / Pascal Pictures / Participant Media. Distribuida por 20th Century Fox
Género: Drama | Años 70. Periodismo. Basado en hechos reales

Comentarios

Comentarios

Aglaia Berlutti

Aglaia Berlutti

Bruja por nacimiento, fotógrafa por decisión, escritora por pasión, desobediente por afición. #Geek y amante de la cultura popular.

No Comments Yet

Comments are closed

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON