Un evoque multicultural

Su nacimiento data del año 2013, época en la que la diseñadora, Laurence Leenaert, decide mudarse a la ciudad de Marrakech y dejar atrás la vida citadina que llevaba en Bélgica, para adentrarse en un mundo nuevo donde la importancia de la cultura y el trabajo a mano es la regla. Photo: lrnce.com

Directamente desde Marruecos, cargada de conocimiento y empoderamiento multicultural, la marca LRNCE ofrece productos hechos a mano de calidad única

Su nacimiento data del año 2013, época en la que la diseñadora, Laurence Leenaert, decide mudarse a la ciudad de Marrakech y dejar atrás la vida citadina que llevaba en Bélgica, para adentrarse en un mundo nuevo donde la importancia de la cultura y el trabajo a mano es la regla. Con su producción del norte de África, esta firma mantiene una posición firme en lo que respecta a la creación de piezas cuidadosamente hechas a mano.

Todo comenzó gracias a las redes sociales, plataformas que han permitido que el alcance de la marca sea no solo en gran parte de África, sino también en ciudades como París, Londres y, próximamente, Sídney.  Photo: lrnce.com

Todo comenzó gracias a las redes sociales, plataformas que han permitido que el alcance de la marca sea no solo en gran parte de África, sino también en ciudades como París, Londres y, próximamente, Sídney. El sentimiento de pertenencia y libertad que Marruecos le ha ofrecido a Laurence, es lo que la mantiene atrapada y en un constante proceso creativo; además de su vinculación con el trabajo de las artesanas locales cuyos procesos dan forma a kaftanes, sandalias, colchas, alfombras y hasta piezas de cerámica.

Cada pieza de LRNCE es única en sí misma, pues son el resultado de la historia que el artesano decide contar, a través del uso de cerámica, tintes naturales, algodón, cuero y lana. Photo: lrnce.com

Cada pieza de LRNCE es única en sí misma, pues son el resultado de la historia que el artesano decide contar, a través del uso de cerámica, tintes naturales, algodón, cuero y lana. Asimismo expresa el deseo de permanecer como una marca autosostenible. Todo esto ha logrado la producción de cinco colecciones, con conceptos e imágenes distintas de una sociedad rica en todos los aspectos.

Podría interesarle  Collapsology: del autosabotaje hacia la bondad

La primera colección, llamada Working from 9 to 5 to Stay Alive, es el inicio de la aventura en Marrakech, el primer contacto entre los artesanos locales y materiales, brindando un par de sandalias llamadas Bigote, que combinaban madera y piel. Borrowed from Fatimaa.a es una oda a las mujeres trabajadoras que, día a día, se levantan a fabricar las piezas, homenajear su dedicación y enfatizar que las ideas y habilidades marroquíes se llevan en la sangre.

RNCE se atreve a convertir todo tipo de objetos en algo precioso, artesanal y único, partiendo desde una idea simple, hasta volverlo una pieza de valor personal y ancestral. Photo: lrnce.com

Esta línea de pertenencia continúa con Sun’s Out Gun’s Out, la primera colección de bolsos de la marca, hecha de telas tejidas, diseñadas y producidas en una empresa textil belga, además de la influencia africana que toma posesión de los colores y patrones. La colección Boy from the South, se inspiró en la mascarada DODO que tiene lugar durante el Ramadán, en donde los artistas son principalmente niños musulmanes o adolescentes jóvenes. Los niños hacen sus propios disfraces, utilizando materiales comunes como cartón, bolsas de plástico, bolsas de arpillera o calabazas.

LRNCE se atreve a convertir todo tipo de objetos en algo precioso, artesanal y único, partiendo desde una idea simple, hasta volverlo una pieza de valor personal y ancestral.

 LRNCE

 LRNCE

 @lrnce

 

Comentarios

Comentarios

Rubén Darío Carrillo Cárdenas

Rubén Darío Carrillo Cárdenas

Editorial Assistant

Comunicador Social. Amante de los animales. Obstinado por naturaleza.

No Comments Yet

Leave a Reply

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON