Una hormiga escandinava

Foto: fritzhansen.com

Destinada a resolver problemas de espacio en los nuevos hogares de mediados del siglo XX, esta silla de Jacobsen es una auténtica hormiga: pequeña, fuerte y multifuncional

Creada en la década de 1950, cuando la simplicidad y los contornos orgánicos eran una búsqueda constante entre arquitectos y diseñadores. Arne Jacobsen se empeñó en diseñar esta silla en extremo resistente en la unión entre el respaldo y el asiento, pero que a la vez fuera práctica: ligera y apilable.

“La gente necesitaba un nuevo tipo de silla para los pequeños comedores y mesones de cocina de la mayoría de los edificios nuevos. Una silla pequeña, ligera y barata”Arne Jacobsen

El arquitecto danés le dio una extraña forma a la pieza de madera laminada moldeada con 9 capas de chapa y 2 de tela de algodón sobre una base de 3 patas de plástico. La presentó en 1951 como la silla 3100, pero de inmediato fue llamada Ant (Hormiga) por su figura. Era un encargo de 300 sillas para las cafeterías de la farmacéutica Novo Danisk.

Foto: fritzhansen.com

La pieza evolucionó: pasó de 3 a 4 patas de acero cromado (el fabricante Fritz Hansen quería que la gente confiara en su estabilidad) y el respaldo se hizo menos redondeado hasta llegar al modelo 3107.

Podría interesarle  Piezas de interior con tradición italiana
Foto: fritzhansen.com

fritzhansen.com

@republicoffritzhansen

@fritzhansen

Comentarios

Comentarios

Raquel Seijas

Raquel Seijas

Contributing Editor

Voz autorizada en el periodismo de lujo, de viajes, de diseño… you name it. Mente veloz. Humor negro. Carcajada fácil. La Rata Raquel.

No Comments Yet

Leave a Reply

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON