Wakü Lodge en Canaima

View Gallery
5 Photos
Wakü Lodge en Canaima
Antesala al salto El Sapo

Foto por Carlos Flores León-Márquez

Wakü Lodge en Canaima
Salto El Sapo

Foto por Carlos Flores León-Márquez

Wakü Lodge en Canaima
Estancias en Wakü Lodge

Foto por Carlos Flores León-Márquez

Wakü Lodge en Canaima
Vista del salto Ángel

Foto por Carlos Flores León-Márquez

Wakü Lodge en Canaima
Tuky. Mascota de Wakü Lodge

Foto por Carlos Flores León-Márquez

Un enclave de la excelencia se yergue en las heredades del Salto Ángel con un reducido número de bungalós acondicionados, cuyas camas enfundadas en plumas hacen que las intensas expediciones a la selva sean un paseo plácido, edificante

El avión despega puntual desde Maiquetía hacia esa ciudad planificada que fue Puerto Ordaz. Una vez en el aeropuerto Manuel Carlos Piar, justo en el mostrador de Canaima Tours –empresa hermana de la posada de que hablaremos en esta nota y de la flota de avionetas que trasladan las almas a Canaima–, un personal solícito aguarda para hacer los trámites de conexión. Precinto verde en brazo, minutos más, minutos menos, y el pequeño aeroplano alza vuelo rumbo a la patria de los tepuyes. No pasa mucho tiempo cuando los ojos alcanzan otear un derroche de verdes y serpientes fluviales. De inmensidad milenaria. Y todavía no se han recuperado de la impresión cuando, ya en tierra firme, firmísima, desciende de un convoy digno de los safaris africanos un corpulento pemón nimbado de turistas que le imploran una foto a su guía, y cuya única vestidura es un guayuco rojo de lo más acomodaticio, penacho de plumas coloridas y cuentas de semillas y colmillos que penden de su cuello rígido hasta descender para tachonarle el tórax. Tiene varios nombres, pero todos prefieren llamarlo “Muerte”.

Podría interesarle  Casa Montaña: un paraíso exclusivo en Puerto Vallarta

TUKI, J.LO Y EL RUGIDO

El techo del convoy repiquetea como si unos monos estuvieran saltando alegremente, pero son las ramas indómitas que no ceden en crecer. Y aunque el sonido emula tambores de bienvenida, otro mucho más festivo hace el relevo: es Tuky, el tucán-mascota, y sus primos los loros y guacamayas que, huéspedes consecuentes del campamento, se unen en algarabía para abrir las puertas de este templo de las maravillas que es Wakü Lodge. El cóctel de rigor, la sombrillita decorativa de rigor, la sonrisa y el saludo eufórico de Jennifer, la gerente interina de excepción. “Hola. Mi nombre es Jenni, aunque me dicen J.Lo, y soy quien los atenderá durante su estadía”. Apenas lo dice, un rugido que proviene de un fondo hasta entonces no visto eriza la piel: son las cascadas de La Golondrina y El Hacha que surgen como una portentosa obra de teatro frente a la ensenada que sirve de palco engramado (ahíto de tumbonas de diseño y camas de jardín) a la posada boutique.

DE CHOZA Y DE PALACIO

20 habitaciones esmeradamente concebidas conforman la disponibilidad de la estancia selvática. Aire acondicionado silencioso, camas mullidas, plumones, almohadas como nubes, agua caliente, jaboncillos que huelen al malojillo que perfuma todo el camino del salto El Sapo, toallas, lámparas, peinadoras, y paredes pintadas con detalles a mano conforman el rimero del confort incluido. En cuanto a la suite, provista de terrazas, salas, salones, cocina, todo en plural y en mayúsculas, helipuerto al frente, más bien es como una villa del guardaparque: belleza y plenitud sin concesiones. Para estar y contemplar: una alta churuata que funciona de lobby, divanes sobre la grama, muelles de madera, lechos de jardín al resguardo de carpas y mosquiteros. Para cumplir las comidas: dos churuatas con vista a las cataratas, cristalería, cubertería, nube de mozos atentos, educados, y bufets cual festín de Babette. Mientras que allá, en la inmensidad del fondo, desde que la Tierra es Tierra, los tepuyes, tan altos como unos colosos de piedra, vigilan el mundo y nuestras vidas.

Podría interesarle  Zamas Hotel: lujo rústico en Tulum

Web

 

http://www.wakulodge.com

 

Comentarios

Comentarios

Carlos Flores León-Márquez

Carlos Flores León-Márquez

Editor in Chief

Natural de Puerto Cabello, este comunicador social graduado en la UCAB emprendió el vuelo de la escritura con apenas 14 años cuando lo nombraron editor del órgano divulgativo del Colegio La Salle. Sagaz como un detective, puntilloso como su propia caligrafía envidiable, vidente de lo que nadie más ve, alérgico a la vulgaridad, ha regresado a la esfera editorial para capitanear este velero digital llamado LUSTER.

No Comments Yet

Leave a Reply

 

Un gabinete de curiosidades hecho en Latinoamérica con carácter global.

FOLLOW US ON